CÓMO ABRIR UN ESTUDIO DE ARQUITECTURA

Veo últimamente bastantes profesionales que se atreven a dar el paso y me preguntan cómo abrir un estudio de arquitectura. El mercado se reactiva poco a poco y esto anima a muchos compañeros.

Pero claro, ¿cómo empiezas?

Lo más habitual es que nunca hayas tenido un negocio de este tipo y que, si has trabajado por cuenta ajena, no hayas tenido acceso a toda la información del estudio donde trabajabas. Tampoco sabes cómo empezaron ellos.

Unido al hecho de que los arquitectos no solemos saber mucho de gestión empresarial y de que nos causa alergia en la mayoría de ocasiones, el resultado es que normalmente no conocemos los pasos para abrir un estudio de arquitectura y vamos a ciegas.

Por eso, voy a darte algunos criterios básicos para tener mejores posibilidades de éxito.

Abrir un estudio de arquitectura

Saber dónde te metes

Abrir un estudio de arquitectura suele ser el sueño de muchos al acabar la carrera, pero tiene su cara B. Hay muchas cosas en las que tal vez no has pensado.

Te lo conté cuando hablamos de falsos mitos a la hora de emprender en arquitectura.

Debes ser consciente de que lo que tienes delante no es un camino de rosas y valorar si realmente es lo que quieres y si tienes el gen emprendedor. No te digo más, puedes leer el post anterior.

Abrir un estudio de arquitectura es apasionante, pero tiene su cara B #arquitectura #marketing #emprendimiento Clic para tuitear

Vas a tener que dedicarte a mil cosas además de proyectar y dirigir obras, y tendrás que hacerlo bien. Dirección del negocio (implica tomar decisiones delicadas, desagradables a veces, estratégicas, con riesgo), finanzas (ese tema que nos gusta tanto), operaciones, marketing, ventas, gestión de personas…

Puede que haya que cambiar un fusible (¿todavía existe eso?), adecuar tu web al RGPD o pelearte con tu proveedor de grapadoras. O lo haces o lo delegas, pero ahí está.

Ah, y como siempre aconsejo: si estás trabajando por cuenta ajena y pensando en empezar tu negocio, no te marches de tu trabajo actual mañana mismo. Ya tendrás tiempo. No pierdas la estabilidad que tienes hasta que tu emprendimiento esté más o menos listo.

Socios y equipo

La elección de compañeros de viaje es un factor determinante cuando vas a abrir un estudio de arquitectura. La mayoría de las veces influye decisivamente en el resultado de tu emprendimiento.

¿Vas a ir en solitario o con compañía? Me refiero a si vas a tener socios. Es una elección personal, pero las cosas desde luego se ven de otra manera si tienes a alguien que comparte la carga.

Si te vas a asociar, ¿con quién? Es muy habitual juntarte con un par de amistades de la carrera con las que sales de copas. Pero a veces no es lo mejor.

Aquí no hay verdades absolutas, aunque te puedo dar algunas recomendaciones:

  • Los equipos diversos en cuanto a talento suelen funcionar mejor.
  • Las uniones de personas con funcionamiento mental diferente también. Por ejemplo, muy orientado a objetivos con creativo.
  • Es importante que los socios tengan el mismo nivel de compromiso. Si alguno de ellos tiene el estudio como un proyecto tangencial y para otro es su vida, surgirán problemas.
  • Debe haber sintonía personal y valores
  • Debéis compartir la visión del negocio.
  • Ojo con el tamaño. Si sois muchos socios, necesitaréis muchos encargos para poder vivir.

Estas recomendaciones sirven también para el resto del equipo.

Si vas a empezar ya con personas contratadas, intenta rodearte de talento. Mejor si son personas con más talento que tú en algunas áreas.

Si vas a abrir un estudio de arquitectura, rodéate de talento #arquitectura #marketing #emprendimiento Clic para tuitear

El talento puede ser muy diverso. Puede que tengas a alguien con grandes aptitudes comerciales, a otra persona con conocimientos técnicos profundos u otra que haga funcionar el estudio con empuje y pragmatismo.

Si no tienes un flujo de trabajo, tal vez tengas que empezar sin equipo.

Pensar tu estrategia

Nunca insistiré lo suficiente en esto.

Si quieres abrir un estudio de arquitectura, necesitas una estrategia y posicionamiento diferenciados que te permitan competir en un mercado muy complicado. Y un modelo de negocio para ponerlo en práctica.

Esta fase se la salta todo el mundo. Es la causa de que muchos negocios de arquitectura no funcionen y uno de los factores más determinantes en el lamentable estado de la profesión.

En este otro post tienes información para diseñar tu estrategia para conseguir clientes como arquitecto.

Vale la pena pensar en ello antes de lanzarte, no te llevará mucho tiempo. Encuentra lo que haces bien, qué te hace diferente y qué puede interesarle al mercado. Será tu sello distintivo.

Puedes descargarte también la GUÍA ESTRATÉGICA DE TU ESTUDIO PARA CONSEGUIR MÁS Y MEJORES ENCARGOS.

Y si no te ves capaz de hacer el análisis o quieres hacerlo más rápido y con el consejo de alguien experimentado, échale un vistazo a mi plan MÁS ENCARGOS, MEJORES ENCARGOS.

Te ayudaré a encontrar esa ventaja competitiva y a traducirla en un modelo de negocio sostenible.

Al abrir un estudio de #arquitectura no te saltes la fase de estudiar tu estrategia y posicionamiento #marketing #emprendimiento Clic para tuitear

Finanzas

Y cuando digo sostenible me estoy refiriendo al dinero, porque si quieres abrir un estudio de arquitectura tienes que tener siempre un ojo en el dinero. Aunque a los arquitectos nos cueste.

Para poder sobrevivir tu negocio debe generar ingresos que permitan cubrir todos los gastos. Aquí entra también tu sueldo, porque aunque el negocio sea “tuyo”, debes tener un sueldo que saldrá de la cuenta del estudio hacia la tuya personal.

También están los sueldos de colaboradores, gastos fijos, variables, etc.

Tienes más información en este post sobre el cálculo de honorarios del arquitecto basado en la rentabilidad y los costes, una manera muy simplificada de tener en cuenta estas cosas. Nada sustituye a una dirección financiera rigurosa, pero para empezar te puede servir.

Debes tener siempre un ojo puesto en el flujo de caja (porque no sólo hay que tener dinero, es necesario tenerlo en el momento en que haya que afrontar gastos) y en la cuenta de resultados (debes saber si estás ganando o perdiendo).

No pretendo profundizar aquí, simplemente transmitirte que esto es fundamental. No puedes olvidarlo igual que no puedes olvidarte de comer o beber cada día.

Al abrir tu estudio de #arquitectura ten un ojo siempre en las finanzas #marketing #emprendimiento Clic para tuitear

Al principio vas a necesitar empezar con algunos ahorros o financiación o algún encargo seguro que se cobre rápido (he dicho “cobre”, no “facture”). Los primeros gastos que deberás afrontar te lo exigirán.

Empezar con encargos rápidos y cobrables (el sueño de cualquiera) suele ser más fácil para estabilizarse. Si tu primer proyecto es enorme, requiere grandes recursos y te lo pagarán dentro de 3 años, probablemente no llegarás al final del mismo.

Suma todas las inversiones y gastos iniciales y asegúrate de que podrás afrontarlas. Si contratas un mentor, optimizarás esa inversión.

Empezar un negocio de arquitectura

Trámites administrativos

Hay una serie de trámites que deberás cumplir. Es la parte menos glamurosa de todo esto, pero hay que tenerla en orden porque puede generar muchos problemas.

Para poder visar proyectos debes colegiarte. Si eres persona física debes hacerlo, pero también si vas a ejercer la actividad con forma societaria (por ejemplo una S.L., más adelante hablamos de ello). En este caso, debe inscribirse la sociedad y cómo mínimo a uno de sus socios.

Si vas a funcionar como autónomo, también debes darte de alta en el Impuesto de Actividades Económicas IAE en Hacienda.

A partir de ahí, debes estar en el RETA de la Seguridad Social pagando tu cuota o en algún sistema de previsión social equivalente, por ejemplo con la Hermandad Nacional de Arquitectos HNA.

Busca también una seguro de responsabilidad civil que cubra las responsabilidades derivadas de tu actividad, por ejemplo Asemas u otras. Recuerda que si ejerces con forma societaria, te conviene asegurar tanto a la sociedad como a los técnicos firmantes.

Y hablando de sociedades, ¿es mejor empezar como autónomo o crear una? Normalmente te conviene empezar como autónomo.

Las sociedades (por ejemplo, una S.L.), a grandes rasgos, tienen algunas ventajas sobre todo fiscales: van a tributar al 25% (frente al 45% máximo de un autónomo). Sin embargo requieren un capital para empezar (3.000 €) y son más caras de gestionar.

Depende de cada caso en concreto, pero seguramente al principio no vas a tener demasiados ingresos y te resultará más ventajoso ser autónomo.

Infraestructura para abrir un estudio de arquitectura

Es normal querer empezar en un local bonito, con equipos buenos y comodidades. Pero todo eso es caro.

Es importante que seas consciente de que la mayoría de tus clientes no van a valorar eso, salvo que te dirijas a segmentos muy concretos con una propuesta muy determinada.

He visto varias veces abrir un estudio de arquitectura con un aspecto impecable e infraestructura completa, y luego no poder asumir el coste sostenido que ello conlleva.

Hay muchas opciones: espacios de coworking, sitios prestados, software libre, equipos heredados…

Debes encontrar el equilibrio adecuado entre una infraestructura que te permita ser eficiente pero que no te cargue de gastos fijos (ni variables).

Encuentra el equilibro de una infraestructura que te permita ser eficiente pero no te cargue con gastos excesivos #arquitectura #marketing #emprendimiento Clic para tuitear

Operaciones

Son las actividades que vas a desarrollar en tu día a día y que constituyen el núcleo duro de tu negocio, por ejemplo redactar proyectos y dirigir obras.

Al abrir un estudio de arquitectura ya debes estar pensando en cómo desarrollar todos estos trabajos con la mayor efectividad posible. La productividad va a ser clave en el desarrollo del negocio y puede significar la diferencia entre que funcione o no.

Establecer procesos, una buena organización, una utilización de las herramientas óptima… Todo ello suelen ser asignaturas pendientes en muchos estudios como te explicaba aquí.

Trata de automatizar lo máximo posible, hoy es cada vez más asequible con las tecnologías de la información. Así podrás concentrarte en las tareas más creativas y en las que aporten más valor.

Acostúmbrate también a medir desde el primer día. Hay herramientas muy sencillas y gratuitas para cuantificar el tiempo dedicado a cada proyecto (un ejemplo: Toggl).

Recuerda que lo que se mide, se puede mejorar.

Vender desde el primer día

Esto es una de las cosas que más fuertemente debes grabarte en la cabeza.

Da igual que todavía no esté acabada la web, o que no tengas equipo, o que no hayas conseguido testimonios que avalen tu profesionalidad… Justo al abrir un estudio de arquitectura debes poner en marcha la máquina comercial con los medios de que dispongas.

Necesitas tener actitud comercial y generar encargos aunque no esté todo el sistema afinado.

Si empiezas con encargos ya firmados, mucho mejor. Pero si no puede ser, cuanto antes los consigas (y los cobres) más estabilidad vas a tener.

Tienes una guía muy completa y recursos varios para conseguir clientes para tu estudio en la categoría MARKETING PARA ARQUITECTOS.

Networking

También es bueno que empieces a moverte desde el primer momento.

El networking tanto offline como online es muy importante. Establecer relaciones profesionales de interés te va a ayudar a llegar a clientes, a aprender, a conocer cómo se mueve el sector, a identificar oportunidades, a establecer alianzas, a generar marca…

Si te encierras en el entorno de tu estudio no llegarás a nada. Aunque seáis una familia muy bien avenida.

El #networking te ayudará mucho cuando abras tu estudio de #arquitectura #marketing #emprendimiento Clic para tuitear

El camino más rápido y sin errores para abrir un estudio de arquitectura

Termino recordándote que puedes escoger un camino más directo, más rápido y sin errores: el de contar con un mentor.

Abrir un estudio de arquitectura está sujeto a algunas incertidumbres, porque te vas a mover en un entorno (el mercado) cambiante e impredecible.

La mejor manera de reducir esas incertidumbres al mínimo es contar con alguien que te acompañe en el camino y que te mantenga en la vía correcta, alejándote de las que te conducen al precipicio.

Es una inversión que amortizarás rápidamente.

Te vuelvo a poner el enlace a mi plan MÁS ENCARGOS, MEJORES ENCARGOS por si quieres echarle un vistazo.

Tienes un resumen de este largo post en una infografía al final.

Y nada más, simplemente darte muchos ánimos si te has decidido a abrir un estudio de arquitectura y desearte suerte.

Bienvenido al apasionante mundo del emprendimiento arquitectónico.  🙂

¿Te has lanzado a abrir un estudio de arquitectura? ¿Quieres hacerlo pero encuentras dificultades? ¿Cuáles son? ¿Crees que el emprendimiento está hecho para ti?

Gracias por leerme. Que tengas un buen día.

Cómo abrir un estudio de arquitectura

¿QUIERES VIVIR DE LA ARQUITECTURA?

Suscríbete a mi newsletter y recibirás en tu email todos mis artículos, viñetas y contenido exclusivo. También te enviaré gratuitamente la GUÍA PARA ELABORAR EL PLAN ESTRATÉGICO DE TU ESTUDIO PARA CONSEGUIR MÁS Y MEJORES ENCARGOS

Diferénciate y encuentra tu ventaja competitiva
para que los clientes te elijan

20 comentarios en “CÓMO ABRIR UN ESTUDIO DE ARQUITECTURA”

    • ¡Hola, Luisa!

      Me alegro de que te haya gustado. Creo que puede ser una guía para quienes no lo han intentado nunca, aunque lo mejor es probar y ajustar.

      Gracias por pasarte a leerlo y comentar. 🙂

      ¡Un abrazo!

      Responder
  1. Arquitecto Joan Vergara, un saludo cordial.
    Me llamo Joaquín, soy dibujante técnico y me gustaría poner mi propio negocio.
    No tengo ninguna experiencia, pero me gustaría ser orientado. Mi plan por ahora es terminar la carrera, pero necesito crear un medio que me permita financiarme y me gustaría ser orientado, para este caso, un negocio pequeño como técnico.
    Mis respetos y muchas gracias.

    Responder
  2. Sin duda el punto 5 es fundamental: los trámites administrativos. Rodearte de un buen equipo que sepa a la perfección cómo abordar y gestionar todas estas cuestiones te librará seguro de un futuro quebradero de cabeza. ¡Muy buenos tips, compañero!

    Responder
    • ¡Hola!

      Efectivamente, es una parte importantísima y que muchas veces a los arquitectos se nos escapa. Lástima, porque puede suponer una gran diferencia para nuestro negocio.

      Muchas gracias por comentar y por tus palabras. 🙂

      Un abrazo.

      Responder
  3. buenas soy arq. me llamo juan ignacio y hace 4 meses monte mi estudio conmpartido con una abogada. hasta ahora esta muy tranquilo que consejo me puedes dar. soy de argentina.

    Responder
    • ¡Hola, Juan Ignacio!

      Pues es muy difícil sin conocer tu caso concreto. Te diría que intentes diferenciarte del resto de arquitectos que son tu competencia, buscando ofrecer un mejor servicio o producto por algo en lo que tengas ventaja respecto a ellos.

      Y luego, comunica ese valor diferencial muy bien.

      Ánimo, los inicios son duros, pero luego se sale adelante.

      ¡Un saludo!

      Responder
  4. Muy interesante toda la informaciòn, muchas gracias.
    Que le recomendarías a alguien que recièn ha egresado y desea emprender en arq. cuales deberían ser sus primeros pasos?
    Saludos y bendiciones.

    Responder
    • ¡Hola, Yanira!

      Muchas gracias por escribir. 🙂

      Te recomendaría que siguieras los pasos del post. Si estás decidida a emprender, piensa primero si vas a ir en solitario o te vas a asociar con alguien.

      A partir de ahí, se trata de diseñar el negocio desde cero como si fuera un proyecto desde cero: pensar en el propósito y los valores, en qué mercado quieres operar, haciendo qué, cómo competir con una propuesta de valor clara, hacia qué segmentos del mercado dirigirte… Y una vez tengas la estrategia definida, pon en marcha las áreas del negocio: proceso comercial, finanzas, operaciones…

      Tienes mucha información en el blog, espero que te resulte útil.

      ¡Un saludo!

      Responder
  5. Muchas gracias por el artículo, es muy interesante.
    Estoy creando mi propio estudio de arquitectura y tengo una duda que no consigo resolver. Estoy creando mi página web y no sé si puedo incluir proyectos en los que he participado activamente en estudios anteriores en los que he trabajado como empleado. Por supuesto que nombraría al estudio en el que he realizado el proyecto en cada imagen que ponga. También he trabajado en estudios en el extranjero (USA y Canadá) hace ya más de 8años, no sé si en este caso no habría problema con poner las imágenes.
    El problema es que he trabajado muchos años como empleado sin realizar paralelamente proyectos por mi cuenta, con lo que casi no tengo imágenes para mi página web. En cambio en los estudios que he trabajado he tenido total responsabilidad tanto en el diseño como en la ejecución de los proyectos
    Muchas gracias,

    Responder
    • ¡Hola, Eduardo!

      Muchas gracias por escribir.

      El caso que comentas es bastante habitual para estudios de nueva creación, y la casuística es muy variable, es difícil generalizar.

      De entrada, es importante saber si tú o tu estudio teníais algún compromiso de confidencialidad con el cliente relativo a esos proyectos. Si no lo había, depende del tipo de relación que tuvieras con esos estudios en cuanto a atribución de la participación en los proyectos. Además, no es lo mismo si firmaste el proyecto o si no lo firmaste.

      En principio, si no tenías ningún compromiso contrario, podrías ponerlos en tu web atribuyendo la autoría correspondiente y explicando tu participación, siempre sin que lleve a error y quedando claro quién es el autor. De todos modos, si quieres asegurarte, puedes hablar con esos estudios y explicarles lo que vas a hacer.

      ¡Un saludo!

      Responder
  6. Hola Joan!
    Estoy por comenzar una oficina de arquitectura, pero la contingencia mundial me preocupa, qué recomendaciones me puedes dar.
    ¿crees que es momento de comenzar ?

    Responder
    • ¡Hola, Juan Carlos!

      Muchas gracias por comentar.

      No hay todavía informaciones claras respecto a la posible reactivación del mercado después del comprensible parón. Depende de cómo te lo plantees, del segmento de mercado en el que te vayas a mover, de los tiempos… Son muchos «dependes».

      Sin conocer tu caso con detalle no te puedo dar recomendaciones demasiado concretas, pero sí puedo decirte que no debes descartar la idea de entrada por la situación, y que planteándote el emprendimiento de manera calculada y compatible con la situación podrías salir adelante.

      ¡Un saludo!

      Responder
  7. Que tal buenas noches Joan

    Queria preguntarte algo ya mas personal referente a ¿como te atreviste o decidiste hacer tu propio despacho de arquitectura y cuales fueron tu factores que te impulsaron a no ser mas un empleado, si no ser tu propio jefe o en caso ser socio de una compañia.

    Yo estoy muy confundido pero no se si lo que estoy haciendo es lo correcto tanto para mi carrera asi como para mi propia vida.

    Responder
    • ¡Hola, Javier!

      Pues mi caso no es muy heroico, la verdad. 🙂

      Vino de manera más o menos natural. Para empezar, eran otros tiempos. Los encargos casi llamaban a tu puerta, no había que buscarlos con tanta decisión como hoy en día, así que pude empezar ya con algo de trabajo para hacer, un par de clientes. Lo hic poco a poco, porque yo tenía un empleo, y no lo dejé hasta que no vi cierta solidez en mi negocio. Es más, en épocas posteriores lo combiné a temporadas con puestos en alguna otra empresa.

      Los factores que me impulsaron estaban relacionados sobre todo por tener mayor libertad a la hora de trabajar, por enfrentarme a retos diferentes, ver tipologías edificatorias distintas, curiosidad… Soy una persona inquieta.

      No sé cuál es tu situación, pero a veces merece la pena pararse a reflexionar. Siempre hay oportunidad y momento para cambiar, pero es cierto que las decisiones que vas tomando van construyendo tu carrera poco a poco, y en ocasiones es bueno tomarlas de manera estratégica. Evalúa también tu grado de satisfacción con lo que haces día a día.

      Ánimo, y gracias por escribir.

      ¡Un saludo!

      Responder

Deja un comentario