CÓMO SUPERAR UNA ENTREVISTA DE TRABAJO PARA ARQUITECTOS (Y QUÉ HACER DESPUÉS)

Superar una entrevista de trabajo para arquitectos es algo que tarde o temprano tendrás que hacer si buscas empleo en el mundo de la arquitectura. Casi todos los procesos, se den como se den, pasan por ello.

En un post anterior te hablé de la preparación de la entrevista de trabajo para arquitectos. Hoy nos vamos a centrar más en el desarrollo de la misma y en lo que se hace después.

Aunque como te decía en aquel post el 90% del éxito en una entrevista se determina antes de empezar, es importante no caer en alguno de los errores frecuentes que se suelen cometer durante el desarrollo de la misma.

Hay cierta tendencia en muchas ocasiones a eliminar candidatos a través de la entrevista, en lugar de verla en positivo como herramienta para localizar al más adecuado. Tratemos de evitar esa eliminación mientras te postulas como la mejor opción posible. Que no se convierta en un choque de trenes.

Nos centraremos en el formato individual, ya que las dinámicas de grupo no son tan frecuentes en el mundo de la arquitectura (hablaremos próximamente de ellas).

Todo esto es válido para superar una entrevista de trabajo para arquitectos también en forma de charla informal, comida o café. Situaciones en las que estés postulándote a trabajar para un empleador.

Superar una entrevista de trabajo para arquitectos

Entrando en contexto para superar una entrevista de trabajo para arquitectos

Superar una entrevista de trabajo para arquitectos debería significar que la persona seleccionada es la más indicada para el puesto. A veces, por muy entrenado que esté el entrevistador no es fácil determinarlo.

Es como decidir en la primera cita si te vas a casar con una persona. Hollywood nos dice que eso pasa y es muy bonito, pero realmente no es la mejor estrategia.

Desde el punto de vista del candidato es normal tener ansiedad, una especie de sensación de “ahora o nunca” unida a ese componente de aleatoriedad que a veces se percibe.

Por lo tanto, el primer reto es controlar la ansiedad. Si te has preparado mentalmente en los días previos te va resultar mucho más fácil.

El primer reto ante una entrevista de trabajo es controlar la ansiedad #coaching #arquitectura Clic para tuitear

Recuerda tus técnicas de relajación, trata de visualizar la situación como un diálogo (no un interrogatorio) y no olvides que el 90% del trabajo está hecho. Tu futuro no depende de que seas capaz de soltar una frase ingeniosa durante la entrevista. Eso sólo le pasa a Will Smith

Relativiza la posición de poder del entrevistador. Es una persona como tú, y muchas veces también sentirá nervios. Si has averiguado algo de él previamente, tendrás más fácil humanizarlo.

Ten en cuenta que a veces la entrevista puede ser un caos, sobre todo si el entrevistador no está entrenado. No pasa nada. Es algo que escapa a tu control, por lo que no merece la pena preocuparse demasiado.

Trata de hacer lo tuyo lo mejor posible y de reaccionar con flexibilidad a lo externo. Tu trabajo es sacar el mayor jugo posible a la oportunidad, aunque la entrevista se plantee de manera poco efectiva.

Empezando con buen pie

El efecto anclaje nos dice en pocas palabras que la primera impresión es muy importante para evaluar a una persona.

De entrada, no llegues tarde. Es de las cosas que peor impresión dan. Si normalmente eres puntual, añade un margen de seguridad para llegar a tiempo aunque surjan imprevistos.

Si eres de las personas que suelen llegar tarde a todo, vale la pena que te montes un plan especial para llegar una hora antes, aunque tengas que esperar un buen rato en la calle.

Tampoco te conviene presentarte con mucha antelación. 5-10 minutos antes está bien. Si entras en el sitio muy pronto darás sensación de ansiedad y además probablemente tus nervios aumentarán mientras esperas.

En cuanto a la imagen, ¿qué te voy a contar? No vistas demasiado informal y ponte algo que te dé seguridad. Se suele decir que es bueno vestirse como si estuvieras ya en el puesto al que optas. Creo que tú tendrás buen criterio.

Recuerdo una persona a la que entrevisté que apareció con ropa de correr (mallas, camiseta de tirantes, zapatillas), y además parecía que acababa de hacerlo. Sólo le faltó ponerse a hacer estiramientos allí mismo.

No recuerdo a cuántas personas entrevisté que llegaron tarde. Imperdonable.

¿La mentira tiene las patas muy cortas?

En mi experiencia, un punto difícil a tener en cuenta para superar una entrevista de trabajo para arquitectos es el grado de sinceridad con el que vas a responder a las preguntas. Eso va con tus valores, y además implica riesgos. Lo debes decidir.

Entre la sinceridad total y la mentira descarada hay una gran gama de grises. No es necesario que te inventes cosas, pero tampoco necesitas contar todo lo que te perjudica.

(Cuando hablo de esto siempre me acuerdo de Don Draper diciendo algo así: “No fue una mentira, fue ineptitud con cobertura insuficiente”.)

Si mientes en algo gordo (o no tan gordo) seguramente se notará, y aunque lo hagas muy bien (hay personas que saben) te acabarás delatando tarde o temprano. ¿Vale la pena? La mentira detectada en estos procesos es eliminatoria.

La mentira detectada es eliminatoria en una entrevista de trabajo #coaching #arquitectura Clic para tuitear

Es posible también que consigas el puesto, pero luego te verás en auténticas dificultades para mantener tu mentira. ¿Compensa superar una entrevista de trabajo para arquitectos y luego durar 2 meses en el puesto?

No sé si alguna vez he contado un caso de un conocido que tenía pánico a volar. Pasó todo un proceso de selección para un puesto que implicaba viajar constantemente por España y Europa y consiguió el trabajo. Duró un mes, claro.

Por otro lado, la sinceridad es un arma potente para empatizar con las personas y generar confianza. Si te perciben como una persona sincera tendrás un valor adicional, así que plantéatelo todo a la hora de decidir.

Recuerda que si te muestras como una persona perfecta sólo lograrás crear desconfianza. Evita ser una Mary Sue.

Empatizando

Empatizar con el entrevistador te va a ayudar a superar una entrevista de trabajo para arquitectos.

Como hemos dicho, intenta transformar la entrevista en una conversación. Que sea un diálogo, no una confrontación de monólogos (muchas veces pasa). ¿Recuerdas aquel anuncio en el que dos personas frente a frente hablaban a la vez, cada una de lo suyo?

Está claro que has venido a hablar de tu libro (cómo echo de menos a Umbral) pero si no das algo de cancha al entrevistador no lograrás conectar con él. Y al final no te contrata la organización, te contrata una persona.

Darle cancha significa escucharle con mucha atención y tratar de responder a lo que realmente quiere saber, más allá de que tengas interiorizadas respuestas para lo que parece que pregunta. Además, es buena idea mostrarle que le escuchas. Asiente, haz pequeñas afirmaciones, interactúa.

Si te dan la oportunidad (te la darán) puedes hacer preguntas tú también, así muestras interés y conocimiento de la organización, y también ayudas al entrevistador a tomar un rol diferente al de inquisidor.

El lenguaje corporal es importante a la hora de empatizar y transmitir confianza. Mirar a los ojos de la otra persona ayuda. La mirada huidiza transmite la sensación de que hay algo que ocultar.

Las posturas muy cerradas, como los brazos cruzados, rechazan al que pregunta. Es mejor mostrar apertura. La sonrisa siempre contribuye, y modular tu tono y ritmo de voz con el del entrevistador también.

Ojo con mover mucho las manos, es signo de nerviosismo.

Haz pruebas delante de un espejo o de alguien para comprobar si tu lenguaje corporal transmite confianza y empatía.

Trata de empatizar con tu entrevistador, te ayudará a comunicarte mejor #coaching #arquitectura Clic para tuitear

Como superar una entrevista de trabajo para arquitectos

Argumentando

Si has seguido la megaguía de la categoría EMPLEO DE ARQUITECTO, llevas un buen arsenal de argumentos para superar una entrevista de trabajo para arquitectos.

Has estudiado a la organización. Conoces su misión, visión y valores y sabes si están alineados con los tuyos.

Has analizado la oferta, si la había. Sabes las necesidades de tu empleador y si pueden ser cubiertas con tu propuesta de valor personal.

Sabes qué valor puedes aportar a la empresa.

Conoces el tipo de arquitectura que hacen y si lo compartes. Tienes tu portfolio para mostrarlo. Este punto es muy importante para superar una entrevista de trabajo para arquitectos.

Para transmitir todo esto tienes tu elevator pitch o similar, te sabes muy bien tus casos de éxito y eres capaz de tejer un relato un poco más emocional por si se tercia.

Ahora se trata de ir conectando todos los puntos para el entrevistador, de ponérselo fácil para que lo capte todo.

¿Cómo se hace eso teniendo en cuenta que es él el que pregunta?

Si pregunta bien, no te resultará difícil. Las preguntas serán las adecuadas para poder explicarle todos los puntos anteriores. Simplemente sigue el hilo.

Si por el contrario ves que no da en el blanco, que divaga, o que la entrevista se vuelve genérica y poco útil, tendrás que ir tratando de conectar lo que te pregunte con tu propuesta, enfatizando las necesidades de la empresa que tú puedes cubrir, mostrando que compartís valores, etc.

No dejes pasar la oportunidad de mostrar que has estudiado a la organización, aunque tampoco es necesario que les des una conferencia. Con un par de pinceladas es suficiente para mostrar que te has interesado y que sabes a lo que vas.

El entrevistador lo agradecerá, porque además la entrevista será más efectiva.

Contestando algunas de “esas” preguntas

Vamos a ver hoy algunas preguntas complicadas para superar una entrevista de trabajo para arquitectos.

En próximos artículos seguiremos repasando otras (si no quieres perdértelos apúntate aquí). Es un tema que da para mucho.

         Tu peor debilidad

Esta pregunta se puso de moda hace años y sigue azotando a candidatos a día de hoy.

Que te pregunten cuál es tu peor debilidad o tus 3 peores debilidades o algo similar en una situación en la que tratas de dar lo mejor te suele crear inseguridad.

Así pues, lo primero es que esa inseguridad no te deje fuera de juego. La pregunta no es un trauma. Mírala como una oportunidad para mostrar humanidad y afán de superación.

Puedes pensar en una debilidad y en por qué esa debilidad representa un problema en el día a día de tu actividad profesional. A continuación debes explicar cómo estás trabajando para solucionarla.

Un ejemplo: “Me cuesta ser puntual, ya que en mi país la cultura con la puntualidad es diferente. Esto me ha supuesto dificultades al llegar tarde a reuniones o programar encuentros con personas que acababan solapándose. Estoy mejorando mucho en este aspecto gracias a mi sistema de gestión de tareas y a un mejor uso del calendario”.

De este modo muestras que eres consciente de tus debilidades, que te conoces. Si eres consciente de tus debilidades y resultas creíble, también resultarás más creíble cuando hables de tus fortalezas y de lo que puedes ofrecer.

Además, enseñas también que tienes voluntad de mejora y que estás tomando acción.

Y por último, exhibes tu capacidad de autocrítica y tolerancia ante ataques y situaciones de inseguridad. Por eso decíamos que es importante no mostrar mucha negatividad ante la pregunta.

Evita aquello de “soy demasiado perfeccionista” y las respuestas en las que en realidad hables de fortalezas nombrándolas como debilidades. No te van a ayudar a superar una entrevista de trabajo para arquitectos.

Evita aquello de “soy demasiado perfeccionista” #coaching #arquitectura Clic para tuitear

         Por qué deberían elegirte a ti y no a otra persona

Otra pregunta muy típica para la que conviene tener respuesta.

No te puedes comparar con otros candidatos, porque en el 99% de las ocasiones no sabes quiénes son, pero esta pregunta es una oportunidad excelente para sacar a pasear tu propuesta de valor, tus valores

Esto lo tienes trillado: qué puedes ofrecer a la empresa, cuáles son sus necesidades y cómo alcanzas a satisfacerlas, qué valores compartís y si vuestra misión está alineada, etc.

Evita respuestas enlatadas del tipo “porque tengo pasión” y cosas así. Son muy poco concretas, y si ante esa pregunta lo único que puedes ofrecer es “pasión”, lo tienes crudo. Está bien tirar del lado emocional para comunicar con efectividad, pero siempre con argumentos detrás.

Un ejemplo: “Porque al igual que vosotros soy especialista y tengo experiencia en arquitectura sanitaria. Además, mi certificación PMP es una garantía a la hora de gestionar actuaciones tal y como pedís. Comparto plenamente vuestros valores basados en la sostenibilidad y el bienestar de las personas, y sería la persona adecuada en vuestra apuesta por la internacionalización, ya que hablo inglés y he vivido y trabajado en el extranjero”.

         Dónde te ves dentro de 5 años

Francamente, ¿yo qué sé? Hablamos mucho de entornos VUCA, de lo impredecible que es todo, de lo rápido que cambian las cosas… Realmente es difícil responder a esto.

Si te hacen esa pregunta están pidiéndote que les expliques tu visión. Como la tienes definida, no te resultará difícil.

¿Para qué quiere saber eso el entrevistador? Para ver si está alienada con la de la empresa, ya que eso facilitará mucho las cosas si te contratan.

Ojo, también hay entrevistadores que te hacen esa pregunta porque toca, porque siempre se hace. Bueno, en ese caso tu respuesta debe ser la misma. Es una oportunidad para mostrar esa conexión con la empresa.

Ejemplo: “Me veo como pieza importante en un estudio como el vuestro ayudando a conseguir hospitales más humanos y más sostenibles, no sólo en nuestro país sino en el extranjero, y me encantaría poder gestionar las actuaciones que lo posibilitaran y participar en el tipo de arquitectura que hacéis”.

         Qué salario quieres

Es muy habitual que cosas tan importantes como el salario no vengan especificadas en la oferta (si es que la hay) y que te las pregunten directamente en la entrevista. Incluso puede que traten de negociar.

Esto es algo muy personal y depende de cada caso. Aquí no te puedo dar directrices concretas, pero sí te recomiendo que lo lleves pensado de antemano. Ponerte a dudar en el momento en que te lo preguntan no es buena idea.

Entran en juego varios factores: el mínimo que necesitas para vivir (tu sueldo mínimo viable), lo que se está cobrando en puestos similares, lo que se cobra de media en la organización, el valor que tú puedes aportar…

Éste último criterio parece el más lógico a la hora de determinar tu salario, pero todos sabemos cómo están las cosas.

Pide una cantidad que sea suficiente para ti. Luego no es fácil lograr aumentos y te puedes ver en una situación complicada si llevas seis meses trabajando y aun así no puedes vivir.

Ve a la entrevista de trabajo con una idea clara de cuánto quieres cobrar #coaching #arquitectura Clic para tuitear

No bajes de ese sueldo mínimo viable y tira más hacia el salario que quieres. Si conoces más o menos lo que se cobra en la empresa o el sector, podrás establecerlo. Eso sí, para ello necesitas información sobre el puesto.

Por ejemplo, no des una cantidad hasta que no sepas exactamente qué funciones, nivel de responsabilidad y carga de trabajo vas a tener. Si te preguntan antes, puedes responder que necesitas saber todo eso para contestar.

Cerrando

Al final de la entrevista, como hemos comentado, suele haber oportunidad para que tú formules alguna pregunta si no has podido hacerlo antes. Aprovéchala para mostrar que conoces la organización, que sabes quiénes son y que te preocupa lo que hacen.

Si puedes da un último repaso a tu propuesta de valor.

Muestra las ganas que tienes de trabajar en la organización y agradece la oportunidad que te han dado al hacer la entrevista.

Pregunta cuál es el paso siguiente y despídete con cordialidad.

Pero no creas que has terminado aquí, porque todavía puedes hacer algunas cosas adicionales.

Dejar una buena impresión

Es importante recalcar que, sea cual sea el resultado de la entrevista, debes dejar un buen sabor de boca. Incluso aunque no te elijan.

Sea cual sea el resultado de la entrevista, debes dejar un buen sabor de boca #coaching #arquitectura Clic para tuitear

Eso te ayudará si en la organización aparecen nuevas vacantes en el futuro, puede que piensen en ti. También será importante para ir trabajando tu marca personal, lo cual siempre ayuda, y puede que te genere alguna oportunidad posteriormente.

Si lo haces bien y muestras lo que tienes, aunque elijan a otra persona (siempre puede pasar que alguien se adecúe mejor al puesto, por ejemplo) seguirás existiendo en la mente de la organización.

Un proceso de selección con entrevista de trabajo para arquitectos te da la oportunidad de posicionarte adecuadamente ante el posible empleador incluso aunque no te contrate, y ante las personas con las que contacte ese empleador.

Tras una entrevista de trabajo para arquitectos, prepara tu programa para no repetir errores

En una entrevista de trabajo para arquitectos se cometen errores, claro. Lo primero que debes hacer después de la misma es autoevaluarte.

Después de una entrevista de trabajo para #arquitectos, debes autoevaluarte #coaching Clic para tuitear

Es importante que esto lo hagas antes de que transcurra el tiempo, puesto que habrá multitud de detalles que se borrarán de tu memoria si esperas mucho.

Coge un papel y empieza a anotar.

La idea de todo esto es tomar conciencia de lo que has hecho bien y lo que has hecho mal, así que es importante que estés muy atento durante la entrevista a todo lo que ocurre y que tengas una gran capacidad de autocrítica, sobre todo a la hora de reconocer lo que no ha ido bien.

Los aciertos los podrás repetir y te darán confianza para experiencias futuras, y los errores te harán aprender y podrás evitar repetirlos.

Tu autoevaluación debería contemplar las siguientes áreas:

Puntualidad, imagen, lenguaje corporal, actitud. ¿Has sido puntual a la entrevista? ¿Llevabas una imagen adecuada? ¿Has tenido una postura abierta hacia el entrevistador? ¿Has tenido un lenguaje corporal natural? ¿Te han afectado los nervios?

Empatía con el entrevistador. ¿Has logrado que la entrevista se convierta en un diálogo? ¿Y establecido contacto visual con el entrevistador? ¿Has adecuado tu tono de voz y ritmo al del entrevistador? ¿Sonreído? ¿Has practicado la escucha activa?

Preguntas del entrevistador y tus respuestas. ¿Con qué preguntas has sentido incomodidad? ¿En qué preguntas no has sabido contestar? ¿Qué contestaciones han impresionado positivamente al entrevistador? ¿Qué contestaciones han impresionado negativamente al entrevistador?

Aporte completo de información. ¿Has transmitido tu propósito, misión, visión y valores? ¿Y tu propuesta de valor? ¿Has explicado casos de éxito? ¿Has demostrado que conoces la organización y que estás en línea con ella?

Contacta con la organización después de la entrevista

Después de una entrevista de trabajo para arquitectos, una buena manera de diferenciarte un poco más del resto de candidatos es contactar, por ejemplo al día siguiente. El email es un buen método, puesto que no es excesivamente invasivo.

Una buena manera de diferenciarte después de una entrevista es contactar #coaching #arquitectura Clic para tuitear

El contenido del email debe ser sencillo y leerse rápido. Algo positivo que transmita tu agradecimiento e ilusión sin dar la paliza, sin quitar demasiado tiempo al que lo lea.

Empieza dando las gracias por la oportunidad y por el tiempo que te han dedicado.

Recuérdales también tu interés por trabajar con ellos, sobre todo ahora que les has conocido en persona y que has visto cosas que te han gustado mucho.

Puede que la organización haya utilizado el Employer Branding contigo (es decir, te han vendido la empresa como un lugar magnífico para trabajar y desarrollarte profesionalmente). Apóyate en los argumentos que te han dado para recalcar tu interés en estar con ellos.

Por ejemplo, si te han hablado de valores, diles que eso ha aumentado tu interés. O el tipo de arquitectura que hacen. O lo que sea que te haya resultado atractivo.

Todo esto refuerza la idea de que “estáis hechos el uno para el otro”, como cuando los futbolistas dicen aquello de “Yo nací para jugar en el Orejilla del Sordete FC”.

Si no se hace muy largo el email, puedes recordar algún punto de tu propuesta que haya gustado durante la entrevista o mediante el cual hayas logrado conectar con el entrevistador. Incluso, puedes añadir alguna recomendación de alguien significativo del mundillo.

         Un ejemplo

Es importante que este email sea sincero, puesto que si no lograrás el efecto contrario a lo que pretende. Y breve, por favor.

Un ejemplo:

Buenos días, Maestro Yoda.

Te escribo para agradecerte la oportunidad que me habéis dado y el tiempo que me dedicaste. Creo que fue una entrevista muy profesional y efectiva para las dos partes. 

Quiero también reiterarte mi interés en trabajar con vosotros, por los motivos que ya expuse e incluso alguno más que descubrí en la entrevista. Me gustó especialmente lo que hablamos del bienestar del trabajador en entornos productivos y cómo compartimos ideas en ese aspecto.

Quedo a la espera de noticias vuestras. Recibe un saludo cordial.

Luke Skywalker

después de una entrevista de trabajo para arquitectos

Haz un seguimiento del proceso

Durante una entrevista de trabajo para arquitectos, te habrán explicado los pasos siguientes. Si hay más fases de selección, qué plazos se manejan, etc. Con ello podrás hacerte una idea de cómo van las cosas.

Muchas veces cuando te descartan nadie te avisa. Es una pena, pero estas cosas siguen pasando muy a menudo. Si pasa mucho tiempo y nadie te ha dicho nada puedes asumir que no te han elegido.

Puedes escribir un email si ha transcurrido un tiempo prudencial y no has tenido noticias. Ese tiempo dependerá de lo que sepas del proceso. Si sólo te han entrevistado a ti y es un estudio pequeñito en el que se toman las decisiones rápidamente, en una semana deberías saber algo.

Si se trata de una empresa grande, que ha hecho una selección masiva, y en la que tomar decisiones requiere la intervención de varias personas, el proceso se puede alargar semanas.

Eso sí, yo no escribiría más de un email preguntando por el resultado del proceso. No vas a ganar nada, y corres el riesgo de cansar a quien lo reciba.

El momento del desenlace

Si te llaman y te dicen que te han seleccionado, ¡enhorabuena!

Si te dicen que te han descartado, soy de la opinión de que es bueno intentar obtener información sobre las razones, aunque sin ser tremendamente insistente.

Con un poco de suerte conseguirás que te digan algo concreto, y eso te resultará útil para mejorar en las siguientes ocasiones o para comprender por qué no eras la persona adecuada para el puesto. Sólo por conseguir esta información, merece la pena preguntar.

A veces, por el contrario, te darán respuestas enlatadas, poco concretas o incluso genéricas. Puede ser por varias razones: tal vez les resulte incómodo resaltar algún aspecto negativo tuyo, o puede que haya habido alguna circunstancia imprevista en el proceso, etc.

Da igual. El caso es que te quedarás sin la información.

Lo que sí debes hacer es cerrar el proceso agradeciendo nuevamente la oportunidad y mostrando tu disposición para que cuenten contigo en futuras ocasiones.

Cierra el proceso de selección agradeciendo la oportunidad y ofreciéndote #coaching #arquitectura Clic para tuitear

Ahora solamente te queda seguir trabajando, no decaer y mejorar en la próxima.

Seguiremos hablando de entrevistas de trabajo para arquitectos. Si no te lo quieres perder, puedes suscribirte a mi newsletter.

Tienes una megaguía muy completa y recursos gratuitos para lograr trabajo en nuestro sector en la categoría EMPLEO DE ARQUITECTO.

Y ahora, me gustaría que me respondieras:

¿Cómo han sido tus experiencias en entrevistas de trabajo? ¿Qué tipo de preguntas te cuesta más responder? ¿Cuál es la más rara que te han hecho? ¿Has podido superar una entrevista de trabajo para arquitectos?

Gracias por leerme. Que tengas un buen día.

¿QUIERES CONSEGUIR EMPLEO
EN EL MUNDO DE LA ARQUITECTURA?

Suscríbete a mi newsletter y recibirás en tu email todos mis artículos, viñetas y contenido exclusivo.

También te enviaré gratuitamente la
MINIGUÍA PARA LA PREPARACIÓN DE ENTREVISTAS DE TRABAJO EN EL MUNDO DE LA ARQUITECTURA

6 comentarios en “CÓMO SUPERAR UNA ENTREVISTA DE TRABAJO PARA ARQUITECTOS (Y QUÉ HACER DESPUÉS)”

  1. Me ha gustado mucho tu comentario sobre ser consciente de las debilidades y tener voluntad. Además de aportar valor a una empresa, siempre se está en fase de aprendizaje y el error forma parte del proceso. Por eso la actitud y la capacidad resolutiva es tan importante.

    • Hola, Esther.

      Efectivamente, la capacidad de autocrítica es fundamental para seguir mejorando, y eso es un punto importante a valorar por parte de las empresas. No somos perfectos, y a veces intentamos transmitir que sí.

      Gracias por leerme y por comentar. 🙂

      Un saludo.

  2. HE LEIDO TU ARTICULO SOBRE COMO SUPERAR UNA ENTREVISTA DE TRABAJO PARA ARQUITECTOS Y ES MUY IMPORTANTE CONOCER AL MENOS AL IR A ESA CONSULA CONOCER A QUE SE DEDICA Y CUAL ES EL MERCADO DE LA EMPRESA QUE LA REALIZA ESTO HACE QUE VAYAMOS DE FORMA MAS SEGURA Y CONFIADA VER ESTA COMO UNA CONVERSACION, EN MI OPINION ESTOS ARGUMNETOS Y PUNTOS DE VISTAS DESCRITOS POR TI, SON VALEDEROS PARA CUALQUIER ENTREVISTA DE CUALQUIER PROFESION.

    • Hola, Alexi.

      Así es. A la hora de preparar la entrevista, como comenté en un post anterior, conviene conocer bien la organización a la que quieres acceder. De este modo, podrás mostrar cómo eres capaz de solucionar las necesidades que tengan.

      Un saludo.

  3. Muy interesante tu artículo, creo que las entrevistas de trabajo para arquitectos (por lo menos en mi caso) suelen ser bastantes sencillas, porque la suelen hacer arquitectos, y es como dices, mas un diálogo que un interrogatorio. Al hablar el mismo idioma es muy fácil entenderse. Creo que exteriorizar entusiasmo y seguridad son claves. Y respecto a la pregunta que mas cuesta responder, sin duda la de cuanto quieres ganar y mas en estos tiempos.

    • Hola, Cecilia.

      Así es, la actitud que muestres durante la entrevista es muy importante, así como el grado de empatía que logres con el entrevistador. Hablar el mismo idioma ayuda.

      La pregunta del salario siempre es complicada. Lo mejor es ir con toda la información posible: cuánto se cobra en la empresa, cómo está la cosa en empresas similares, en el sector… En el caso de los arquitectos, la respuesta a todo eso es «poco y mal». Aun así, dentro de esos parámetros es importante fijar una franja, conocer tu mínimo viable y ser capaz de negociar si hay espacio para ello.

      Muchas gracias por leerme y por comentar. 🙂

      ¡Un saludo!

Deja un comentario