EL ELEVATOR PITCH DE UN ARQUITECTO EN PARO

¿Cómo debería ser el elevator pitch de un arquitecto en paro? ¿Qué decir en ese momento en el que surge una oportunidad para encontrar un trabajo a través del networking? ¿Cómo transmitimos de manera convincente, breve y directa lo valiosos que podemos ser para ese trabajo?

Decía Winston Churchill que “Llevo toda la mañana ensayando las frases que improvisaré esta noche”. Eso es lo que vamos a hacer.

Te voy a dar algunas herramientas para que prepares tu elevator pitch, de manera que pase a formar parte de tu identidad empleable y te ayude en tu búsqueda de empleo.

Elevator pitch de un arquitecto

Qué es el elevator pitch

Hablé del elevator pitch (o elevator speech) en este artículo sobre mejora de tu empleabilidad. Traducido, “discurso de ascensor”.

El concepto nace en el mundo anglosajón (como tantas otras ideas de marketing) en el contexto de los grandes eventos de networking. En ellos, los emprendedores presentaban sus ideas a los inversores para conseguir financiación y respaldo para llevarlas a cabo.

Popularmente, se decía que el emprendedor debía ser capaz de captar la atención del inversor en el trayecto que ambos hacían en el ascensor para subir al salón del evento. Ese pequeño discurso es el elevator pitch.

Aquí tienes una visión sobre el elevator pitch utilizado en el mundo del emprendimiento.

Como ves, está muy ligado al mundo del emprendimiento para despertar interés por tu proyecto, pero en este caso lo vamos a utilizar para despertar interés en ti como proyecto.

Utiliza tu #ElevatorPitch para despertar interés en ti como proyecto #coaching #arquitectura Clic para tuitear

El elevator pitch de un arquitecto en paro es una versión condensada de su relato personal, un componente indispensable en su marca personal.

El relato personal incluye lo que haces y cómo lo haces, y está compuesto por tus competencias duras, habilidades blandas y elementos emocionales que te ayudan a conectar con los demás.

Pues bien, el elevator pitch concentra todo eso en un discurso de unos 30 segundos.

Partiremos del supuesto de que buscas trabajo por cuenta ajena; ahora no estás tratando de conseguir encargos para tu estudio. Estás haciendo networking para mejorar tu empleabilidad.

También supondremos que has definido tu identidad empleable mediante el autoconocimiento, tal y como explicábamos en el artículo mencionado anteriormente. Ahora le añadiremos a esa identidad empleable un elemento más.

Para qué sirve el elevator pitch de un arquitecto en paro

El elevator pitch te permite transmitir lo mejor de tu marca personal en un breve espacio de tiempo, tu relato personal. Te ayuda a acertar en ese momento decisivo en el que surge la oportunidad de una oferta de trabajo, sea en un evento de networking o en cualquier otra situación.

Si buscas trabajo y encuentras a alguien que te lo puede ofrecer, conviene que des en el clavo para postularte, porque la primera impresión es la que cuenta, y probablemente no tendrás una segunda oportunidad para transmitir lo que vales.

En un contexto de ese tipo, es mejor tener un discurso más o menos preparado que puedas expresar con naturalidad, para no andar improvisando. Así no dudas, transmites más seguridad y confianza, no te dejas nada en el tintero y seguramente causas una mejor impresión.

El objetivo es tener un impacto positivo en el interlocutor, es decir, hacerte memorable por tus virtudes, para idealmente conseguir un punto de contacto posterior: una entrevista, llamada, email, etc.

No se trata de acabar la conversación con un contrato bajo el brazo, se trata de impedir que tu posible empleador pase de largo y te olvide a los 3 minutos.

El #ElevatorPitch busca un impacto positivo en el interlocutor #coaching #arquitectura Clic para tuitear

A veces se piensa erróneamente que la marca personal es exposición. Evidentemente, esto no es así. La marca personal se genera con el autoconocimiento, establece una estrategia y para ponerla en práctica busca una visibilidad.

Pero todo ello es imposible sin un contenido. Si somos sólo imagen, no lograremos nada. Ese contenido es el que vamos a condensar.

Elevator pitch de un arquitecto en paro

Características del elevator pitch de un arquitecto en paro

El elevator pitch debe ser breve.

Primero, porque no suele haber tiempo para mucho en una situación casual.

Segundo, porque si lo alargas acabarás dispersándote, tu mensaje perderá fuerza y correrás el riesgo de aburrir o importunar a tu interlocutor, que no está ahí con el objetivo de contratar a nadie. En unos 30 segundos deberías ser capaz de transmitir todo lo necesario.

Como consecuencia de lo anterior, el elevator pitch de un arquitecto en paro debe ser directo. Ve al grano, no lo adornes ni añadas contenido secundario. Responde a las tres preguntas fundamentales: ¿Quién eres? ¿Qué sabes hacer y cómo? ¿Por qué eso es útil?

¿Quién eres? ¿Qué sabes hacer y cómo? ¿Por qué eso es útil? #ElevatorPitch #coaching #arquitectura Clic para tuitear

Cuando respondes a esas preguntas, es fundamental transmitir lo que te hace especial: habilidades, competencias, conocimientos clave, especialización… Destaca lo más relevante, no lo más reciente. La cronología no es importante aquí.

Proyéctate hacia el futuro. Es más significativo lo que buscas a partir de ahora que lo que hacías en el pasado, salvo que tu gran valor sea una enorme experiencia que realmente te haga diferenciarte.

También está bien añadir elementos emocionales que expresen tu personalidad y, por qué no, la dimensión más espiritual de tu marca personal: por qué haces lo que haces y cuál es tu visión.

El resultado debe ser coherente y cohesivo. Debe sonar como un continuo, sin que sea muy patente la estructura que has utilizado. Revísalo en conjunto, y si no lo tienes claro, pide a otras personas que te digan cómo suena.

Estructura del elevator pitch de un arquitecto en paro

Vamos a ver una pequeña estructura que pueda servir de guía para conformar el elevator pitch de una arquitecto en paro.

         ¿Quién eres?

Di tu nombre y apellido y qué te define como profesional. No basta con decir “soy arquitecto”, de esos hay muchos. Puedes empezar por definirte en 4 o 5 palabras.

Soy arquitecto especialista en…”, “apasionado de”, “bloguero sobre”. Puedes usar adjetivos: viajero, solidario, inquieto, experto…

Busca algo que te defina y transmita tu personalidad. Puedes mezclar algún pequeño toque emocional, con cuidado.

         ¿Qué sabes hacer y cómo?

Aquí debes transmitir tus cualidades principales, una o dos, especialmente lo que te hace diferente y te otorga valor. Y está muy bien decir cómo aplicas esas cualidades.

Domino el modelado BIM, y eso me permite…”, “calculo estructuras hiperrápido para poder…”, “hablo tres idiomas, con lo cual consigo…”, “mi especialización en gestión del trabajo del conocimiento me ayuda a…”.

Debes conseguir que a tu potencial empleador le quede muy claro en qué eres bueno, qué te diferencia de otras personas, y cómo eso se traduce en acciones concretas.

         ¿Por qué eso es útil?

Ahora se trata de expresar por qué tus cualidades diferenciales y lo que éstas te permiten hacer son importantes para tu empleador. Vamos, por qué debería contratarte a ti y no a otra persona.

Mi gestión del trabajo del conocimiento permite que el estudio de arquitectura funcione de manera más efectiva, lo cual es imprescindible en estos tiempos, en los que los recursos son cada vez más escasos y la competencia cada día más feroz. Esto marca una diferencia para el estudio y posibilita tener más encargos y hacer una mejor arquitectura”.

Que tu empleador vea que hay un beneficio potencial para él mismo si cuenta contigo.

Algunos ejemplos

Te doy a continuación algunos ejemplos que he visto, no literales pero casi.

  • Me llamo Canto Zapata. Soy arquitecto experto en estructuras de hormigón armado. Las diseño y calculo muy rápidamente, gracias a mi conocimiento estructural y mi gran dominio de los programas de cálculo. Esto permite que el estudio disponga de gran flexibilidad en el diseño, ya que los cambios en el mismo pueden ser testados a nivel estructural muy fácilmente. Además, permite ahorrar los costes de la externalización del cálculo”.
  • Soy Lidia Tapial. Soy una arquitecta inquieta, apasionada por la rehabilitación de edificios. Mis extensos conocimientos en las tipologías y sistemas constructivos del patrimonio arquitectónico me permiten ofrecer las mejores soluciones cuando me enfrento a una rehabilitación. Esto es muy importante en un mercado saturado que parece dirigirse en esa dirección, más que a las obras de nueva planta. Además, creo firmemente en la idea de poner en valor el legado arquitectónico”.
  • Mi nombre es Dina Linke, arquitecta bloguera reconocida en el mundo de la arquitectura. Mi dominio de los sistemas de comunicación en la web 2.0 y la identidad digital me permiten lograr un posicionamiento sólido y atrayente en el sector de la arquitectura. Lo considero fundamental para un estudio en la actualidad, ya que la obtención de encargos cada vez se decanta más hacia el mundo online. Hay que estar ahí”.

Estos ejemplos cumplen las características que debe tener el elevator pitch de un arquitecto en paro, independientemente de que sean más o menos ingeniosos o acertados. Creo que te servirán para hacerte una idea y preparar el tuyo.

Ya tengo mi elevator pitch, ¿cómo lo uso?

Ahora que tienes tu elevator pitch, llevas un arma cargada. La puedes usar en cualquier momento en el que te encuentres con un potencial empleador, por ejemplo, en un evento de networking, pero también en una situación absolutamente casual.

Cuando estás buscando un puesto, harás bien en transmitir tu identidad empleable incluso a aquellas personas que no son potenciales empleadores, porque nunca se sabe a dónde llegará lo que digas en una cena con amigos o en una conferencia con gente de otro sector. El networking es así.

Cuando veas un objetivo potencial, lo primero es transmitir una actitud positiva y confiada. Es triste, pero casi nadie contrata a quien muestra desesperación.

Ser amable y sonreír puede cambiar el modo de recibir el mensaje por parte de tu interlocutor. Transmite tu personalidad. Por ejemplo, un poco de humor si es lo tuyo.

Utiliza el elevator pitch en el momento adecuado. Ojo, que un arma cargada se puede disparar. Espera al instante oportuno, no lo lances fuera de contexto. Saluda, comparte, introdúcelo con naturalidad.

Es fundamental no recitarlo de memoria, aunque lo tengas aprendido. Debe sonar bien hilado y contundente, pero no robótico. La naturalidad es la clave. Ensaya delante del espejo.

A veces se aconseja cambiar tu discurso en función del oyente. Yo no lo veo así. Tú tienes tu propuesta, y si tu interlocutor busca otra cosa, no pasa nada. Habrá más oportunidades. Si intentas encajar a toda costa lo único que conseguirás es dispersarte y dar sensación de superficialidad.

Lo que sí es aconsejable es modular el discurso para facilitar la comunicación, por ejemplo, utilizando el mismo idioma que el empleador. Puedes transmitir el mismo contenido adaptándote a su forma de hablar, a sus expresiones, a su nivel de conocimiento del sector, etc.

Empleabilidad de un arquitecto

Justo después de mi elevator pitch

Has conseguido introducir tu discurso de manera natural en la conversación. Te han escuchado y parece que no ha caído en saco roto, has conseguido tu objetivo.

Ahora tienes que estar preparado para contestar posibles preguntas, que seguro que surgirán si has logrado llamar la atención de tu interlocutor. En este momento, es muy normal que te pregunten cómo haces lo que haces, qué casos de éxito has conseguido, a quién has ayudado o cómo plantearías alguna situación.

Para esta fase de la conversación viene muy bien tener preparados algunos ejemplos concretos de lo que te diferencia, de cómo ha funcionado eso en situaciones reales y qué ventajas aporta en casos concretos.

La duración de la conversación normalmente será breve, puesto que las circunstancias lo van a obligar, así que necesitarás profundizar en encuentros posteriores.

Para ello, la clave es incluir una llamada a la acción al final, es decir, posibilitar un contacto posterior. Pedir el email, el número de teléfono, concertar una entrevista, quedar en verse en algún momento, etc. Cuanto más concreto, mejor.

Incluye una llamada a la acción al final de tu #ElevatorPitch #coaching #arquitectura Clic para tuitear

Esto es como cuando conoces a alguien que te interesa y le pides el teléfono para quedar otro día.

Dedica tiempo a preparar tu discurso improvisado, merece la pena. Luego lo verás recompensado en forma de un aumento de tu empleabilidad.

Tienes una megaguía muy completa y recursos gratuitos para lograr trabajo en nuestro sector en la categoría EMPLEO DE ARQUITECTO.

¿Tú tienes ensayado tu elevator pitch? Si quieres, ponlo en los comentarios. ¿Qué te parecen los ejemplos? ¿Crees que es buena idea tenerlo preparado cuando buscas empleo?

Me encantará leerte y responderte, y si te ha gustado el artículo te pido que lo compartas. Te estaré muy agradecido.

Gracias por leerme. Que tengas un buen día.

¿QUIERES CONSEGUIR EMPLEO
EN EL MUNDO DE LA ARQUITECTURA?

Suscríbete a mi newsletter y recibirás en tu email todos mis artículos, viñetas y contenido exclusivo.

También te enviaré gratuitamente la
MINIGUÍA PARA LA PREPARACIÓN DE ENTREVISTAS DE TRABAJO EN EL MUNDO DE LA ARQUITECTURA

11 comentarios en “EL ELEVATOR PITCH DE UN ARQUITECTO EN PARO”

  1. Estupendo artículo; no cabe duda de que no sólo vale tener aptitudes, hay que saber transmitirlas. ¡Enhorabuena por tus artículos y gracias por tus consejos!

    • Hola, Ene.

      Muchas gracias por tus palabras.

      Sí, los ejemplos concretos serán diferentes, pero los conceptos generales son los mismos. Me alegro de que te haya resultado útil.

      ¡Un saludo!

  2. Joan! Son un genio!!! Que buenos tus artículos, desde que te encontré no he dejado de leerte, has levantado mucho mis ganas de seguir en este camino del trabajo independiente que tan difícil me resulta llevar adelante…
    He armado mi ElevatorPitch, te lo comparto a ver que opinas:
    «Soy Arquitecta Paisajista especializada en Coaching, esto me permite interpretar ampliamente las necesidades de los clientes, ya que mi dominio en relaciones interpersonales y el manejo del espacio hacen que mi trabajo sea mi pasión, ofreciendo propuestas acordes a cada proyecto. Toda obra de arquitectura necesita su espacio exterior, y todo jardin necesita una obra para realzar.. Soy una convencida de que cuando se pone pasión en lo que se hace, surgen resultados maravillosos» …
    Gracias por estar alli!!! Saludos!

    • ¡Hola, Leticia!

      Muchas gracias por tus palabras. De genio nada, solamente son ganas de comunicar. 🙂

      Me alegro de que me leas y de que te haya resultado útil.

      Respecto a tu elevator pitch necesitaría más información, pero sí te puedo comentar que no es fácil conectar campos dispares como arquitectura y coaching si lo que ofreces son servicios de redacción de proyectos, aunque el resultado puede ser muy atractivo.

      Creo que la vía que mencionas de enfatizar el conocimiento que puedes tener de las necesidades del cliente es buena, por ahí vas muy bien.

      Además, te animaría a explorar un poco más cómo los espacios que vas a crear van a influir en las emociones del cliente. Seguramente en eso puedes aportar valor por tu especialización como coach, y puedes expresarlo en tu elevator pitch conectando con esa pasión de la que hablas.

      Muchas gracias por tu comentario y por contribuir con tu propuesta. 🙂

      ¡Un abrazo!

  3. Hola Joan!
    Leo tus artículos con mucho entusiasmo! Este, particularmente me ha hecho pensar más profundamente en mi trabajo y mi forma de trabajar, y cómo expresarme o expresarlo…
    Muchas gracias por compartir tus valiosos conocimientos!
    Laura

    • ¡Hola, Laura!

      Muchas gracias por leerme y por tus palabras. Me alegro de que te haya resultado útil. 🙂

      ¡Un saludo!

Deja un comentario