INGLÉS PARA ARQUITECTOS. ASÍ PASÉ DE “INGLÉS NIVEL MEDIO” A TENER EL PROFICIENCY

El título “inglés para arquitectos” ya te hará sospechar que el artículo de esta semana es un poco diferente. Pero bueno, estamos en verano y creo que se puede disculpar.

Me he decidido a escribir el post porque me preguntan mucho cómo conseguir el nivel de inglés suficiente para desenvolverse en la profesión.

También porque he visto en muchos procesos de selección a personas con competencias extraordinarias para un puesto pero que quedaban fuera a las primeras de cambio por no tener un buen nivel de inglés y decir aquello de “If, if, between, between”.

Disclaimer: Obviamente no soy un especialista de esto, ni profesor de lenguas, ni nada parecido, así que perdonadme los profesionales si leéis este post, y quiero dejar claro que nada sustituye a la ayuda de un profesional de verdad o de un buen curso.

Sí que es cierto que me monté hace unos años un modo de aprender idiomas que me resultó muy eficaz, y te voy a contar cómo lo hice.

No es un sistema milagroso para aprender inglés para arquitectos en 7 días ni nada de eso, ¿eh?, me ha dado resultado a mí pero tal vez a ti no. Allá va por si te puede ayudar.

Inglés para arquitectos en los procesos de selección

Después de unos años ayudando a compañeros a conseguir empleo en el sector y a empresas y estudios a encontrar candidatos adecuados para puestos específicos como headhunter de arquitectos, he sacado algunas conclusiones sobre el inglés:

  • Es un requisito que aparece en casi todos los procesos de selección que pasan por mí.
  • El nivel exigido más habitual es el B2 del Marco de Referencia Europeo, pero en puestos que impliquen contacto con extranjeros se suele pedir C1 o incluso C2.
  • Sin que sea una regla de oro, sí que parece que cuanto más grande es la organización a la que quieres acceder, más nivel de inglés te van a pedir.
  • La manera de comprobar el nivel es hacerte la entrevista en inglés (si te piden un nivel avanzado) o una parte de ella (si te piden un nivel medio).
  • Tener algún título ayuda en las primeras fases del proceso, pero el momento de la verdad es la entrevista. Salvo para puestos oficiales, donde el título lo es todo.
  • Es más habitual que te pidan cierto nivel de inglés, pero no de “inglés para arquitectos”. Normalmente no van a comprobar si conoces terminología técnica (aunque puede que la tengas que utilizar en una entrevista, claro).
El inglés es un requisito que aparece en casi todos los procesos de selección en el sector #arquitectura #empleo #AprenderInglés Clic para tuitear

Entonces, ¿es tan importante el inglés para arquitectos?

A juzgar por lo que yo he observado, cada vez más.

En un mundo global y con una profesión que tendrá que salir del reducto del estudio y colaborar con mil agentes si quiere sobrevivir, más te vale hacerte la idea.

El inglés además te abrirá el camino hacia contenidos interesantes, formación (muchas veces gratuita), relaciones con personas que pueden marcar tu vida…

Vamos, que sí, que aprendas inglés. Después, añadir el léxico propio de los arquitectos tampoco es tan complicado.

Eso sí, aprender un idioma aunque sea sencillo como el inglés requiere un esfuerzo. Es una gran inversión, pero no se aprende mágicamente.

No sé si has visto “El guerrero nº 13”, esa película rara con una banda sonora épica en la que Antonio Banderas aprende a hablar Vikingo nivel C2 como por arte de magia

Sin entrar en detalles, sólo te diré que el bueno de Banderas es un noble árabe que se enrola con un grupo de vikingos (tela) para ir a luchar al norte. Durante la travesía en drakkar aprende escuchando a sus compañeros.

Al final de la película hasta se sabe los rezos de antes de la batalla, esos que te facilitan ir al Valhalla si mueres.

Bueno, sabemos que esto normalmente no es así.

Antonio Banderas aprendió Vikingo nivel C2 en dos semanas en un barco, así que tú puedes con el inglés #arquitectura #empleo #AprenderInglés Clic para tuitear

inglés para arquitectos vikingos

Antes de empezar, ten en cuenta esto

Un idioma es, digamos, más una habilidad que un conocimiento. Puedes conocer mucho vocabulario, mucha gramática, pero como no practiques constantemente hablarás como los niños de 3 años.

Es como tocar el piano: incluso los profesionales, con todos sus grandes conocimientos, tienen que practicar 5 o 6 horas diarias para mantener el nivel.

Lo más difícil de todo esto es desarrollar el hábito de aprenderlo y de utilizarlo. Hay que modificar muchas redes neuronales para empezar a hablar de otra manera. Debes ser muy constante. Mejor dedicarle 30 minutos cada día de la semana que 4 horas uno solo.

Por supuesto, olvida la vergüenza. Estás intentando mejorar algo, no hay por qué esconderse.

No luches contra el idioma. El inglés (y cada idioma) es lo que es. Es así porque es así. No puede ser a tu medida. Punto. Cuanto antes integres esto, antes avanzarás

There are three of us in my family” suena muy raro si lo traduces literalmente, pero es que los ingleses lo dicen así. No gastes energía, tiempo y foco en pensar lo extraño que es. Apréndelo.

Muchas personas se quejan constantemente de que la pronunciación es muy variable o de que se usan muchas expresiones hechas. Pues bien, la mayoría de extranjeros las pasan canutas con nuestro subjuntivo o nuestra doble negación y no protestan.

Desde luego, la mejor manera de aprender es la inmersión, irte al extranjero y vivir, pero muchas veces no puedes hacerlo. Yo aprendí sin irme y gastando muy poco dinero.

Otro punto útil es incluir el inglés en tus actividades de ocio. Así es más llevadero.

No luches con el idioma. Es así porque es así, no lo vas a cambiar. Adáptate #arquitectura #empleo #AprenderInglés Clic para tuitear

Mi historia con el inglés para arquitectos y cómo lo hice

Hace unos años, mi nivel de inglés era el típico “nivel medio” que ponemos en el CV. Nunca había ido a una academia, nunca había pasado mucho tiempo en países de habla inglesa, ni tenía ningún título.

Mi inglés era el que aprendí en el instituto, en esa breve asignatura que hay en la Escuela de Arquitectura y por mi cuenta

Creo que no soy una persona con facilidad para los idiomas, pero soy curioso. De vez en cuando leía trabajosamente libros en inglés, me gustaba entender la letra de las canciones que escuchaba, y veía algunas películas en inglés con subtítulos. Y ya.

El caso es que, viendo la titulitis imperante y con ganas de obligarme a mejorar mi nivel, me propuse sacar un título. Y como suelo hacer las cosas a lo bruto, puse el punto de mira en el Proficiency de Cambridge. Total, no tenía presión ni plazos que cumplir, así que me lancé.

Como no sabía cómo hacerlo, empecé a buscar y a leer por la red y me monté un sistema yo mismo, porque no quería ir a ninguna academia con horarios fijos.

(Aclaro que los últimos tres meses antes del examen sí me apunté a una precisamente para ver cómo era el examen.)

Unos 9 meses después me presenté al examen del Certificate of Proficiency in English C2 de Cambridge y lo saqué. Y no sólo eso, tuve una nota muy buena.

Te cuento qué hice.

Así fue cómo aprendí inglés sin irme a vivir al extranjero #arquitectura #empleo #AprenderInglés Clic para tuitear

Inglés para arquitectos

          Gramática

La gramática hay que conocerla. En el caso del inglés, es bastante sencilla, aunque existen construcciones de nivel un poco más avanzado que al principio te desorientan.

Te recomiendo que te hagas con un buen libro y que lo utilices para consultar cosas concretas. No lo machaques entero de principio a fin. Simplemente, cuando encuentres una estructura que no entiendes o cuando no sepas de qué modo se puede decir algo, consúltalo.

Familiarízate con cada estructura y practícala un poco

Yo miré poca gramática, pero eso ya depende del punto de partida de cada uno. Si necesitas más, pues más.

Creo que un libro muy bueno es Essential Grammar in Use de Murphy, o su versión más avanzada Advanced Grammar in Use de Hewings. A mí me dejaron este último.

Le dediqué a la gramática más o menos 1 hora/semana.

          Vocabulario, incluido el de inglés para arquitectos

El inglés tiene una gramática sencilla, pero a cambio posee un volumen de léxico apabullante. Para expresar algo siempre hay 10 o 12 maneras de hacerlo. Abundan las expresiones hechas, los famosos idioms, los phrasal verbs, etc.

Mi descubrimiento fue el uso de flashcards. Son la evolución tecnológica de las tarjetas de toda la vida, en las que ponías la palabra en castellano por un lado y en inglés por el otro.

Hay muchas aplicaciones gratuitas para usar flashcards en el móvil. Yo elegí Brainscape.

Básicamente, cada vez que me encontraba con una palabra o expresión que no conocía, generaba una nueva flashcard en la aplicación. Ponía por un lado la palabra en castellano y por el otro en inglés y una frase de ejemplo.

La aplicación te permite estudiarlas de un modo muy eficiente. El sistema funciona, se aprende sorprendentemente rápido. Además, es muy cómodo. Con unos minutos al día, los resultados son espectaculares.

Yo solía hacerlo en tiempos muertos entre tareas, esperando al autobús y cosas así, y mi nivel de vocabulario subió de manera exponencial.

Hoy aún tengo unas 2.300 flashcards en inglés. Son palabras y expresiones que aprendí durante esos 9 meses y que puedo utilizar de manera fluida. Y eso da mucho juego.

Algunas de ellas son de vocabulario específico de inglés para arquitectos, pero muchas no.

Dediqué 15 minutos/día a estudiarlas.

          Escuchar

Es la parte más difícil para mí, sobre todo si nunca has convivido con nativos, y la que marca la diferencia a niveles altos.

Yo me dediqué a ver en inglés las series y películas que normalmente veía en castellano. Sin subtítulos. Al principio no pillas una, pero si mantienes una disciplina mejoras rápidamente.

Me tragué enteras Upstairs & Downstairs (por los acentos británicos y escoceses), Mad Men, The Sopranos y alguna más

Veía un capítulo 4 veces/semana, y alguna película de vez en cuando.

          Leer

Leer es muy importante. Mi nivel de inglés previo a todo este plan se gestó fundamentalmente en las lecturas.

Durante esos 9 meses simplemente me puse a leer libros adecuados a mi nivel. La serie Bookworms está muy bien, porque además llevan un mp3 que puedes escuchar. Me dejaron algunos y los devoré.

Por supuesto, apunté todas las palabras y expresiones que no conocía en mis flashcards.

Le dediqué unos 30 minutos, 3 veces/semana.

          Hablar

La parte más divertida. Te recomiendo que hables siempre que puedas, y si es con nativos, mejor. Yo empecé a ir a intercambios. Vas a un bar, te pides una cerveza y hablas con nativos, un rato en inglés y otro en castellano.

Lo mejor es que encuentras acentos diferentes, personas de procedencias distintas y maneras de hablar diversas. Me lo pasé muy bien, e hice algunos amigos que todavía me duran.

Las novedades que surgían las apuntaba también en mis flashcards.

En casi todas las ciudades hay iniciativas organizadas de este tipo, sólo tienes que hacer una búsqueda en Google. En Valencia teníamos ésta.

Si buscas inglés para arquitectos te sorprenderá la cantidad de compañeros de otros países que hay en estos intercambios.

Fui 1 vez/semana unas 2 horas. Bueno, algún día la cosa se desmadró y se alargó un poco más.

Inglés para arquitectos en el bar

          Si quieres hacer algún examen

Como te decía más arriba, tener un título te puede ayudar ocasionalmente. Si te decides yo te aconsejo los ESOL de Cambridge (ahí está el Proficiency que hice yo) o el TOEFL.

Éste último caduca a los dos años y tienes que renovarlo, pero tiene buena consideración sobre todo en entornos americanos.

En cuanto al sistema, si además de mejorar tu nivel quieres hacer algún examen, puedes añadir algo más

Para empezar, te recomiendo que consigas exámenes de convocatorias anteriores. Están publicados, aunque a mí me los dejaron. Yo hice 8 exámenes durante las 8 semanas previas al Proficiency.

Así te familiarizas con la estructura y tiempos del examen, que suelen ser tan importantes como los conocimientos que puedas tener.

Para la parte hablada, hay una página que me gustó mucho: Splendid Speaking. Por 25 libras, te daban orientación para el speaking con exámenes concretos, y podías además practicar e incluso grabarte. Tenías acceso durante 13 semanas. Más o menos sigue igual.

Y también te recomiendo que hagas redacciones. Ésta es la parte más complicada para hacer en solitario, porque si nadie te las corrige no avanzas. En Flo Joe hay recursos gratuitos muy útiles. En la zona de pago accedes incluso a correcciones de tus redacciones.

También puedes apuntarte a una academia durante los últimos meses antes del examen. En mi caso fue útil, sobre todo para familiarizarme con el examen y criterios de corrección.

De todos modos no esperes que sólo apuntándote y haciendo los deberes te irá bien, el idioma lo aprendes tú a base de constancia.

          Recuento de mi plan de inglés para arquitectos

Y poco más. Si hacemos un recuento de tiempo del plan básico que hice yo, salen unas 10 horas y media semanales, de las cuales la mitad transcurrieron viendo series y películas o tomando cervezas en intercambios. Esto durante 9 meses.

Es un esfuerzo, la verdad, pero creo que si realmente quieres hacerlo podrás dedicar ese tiempo.

Si tu idea es hacer algún examen oficial, añadirás un poco más, sobre todo en los últimos 3 meses.

Por otro lado, no necesitas mucho dinero.

En mi caso, creo que sólo gasté las 25 libras del Splendid Speaking (tuve suerte, me dejaron mucho material) y el trimestre de academia, que tampoco es imprescindible. Hay muchísimos recursos gratis en Internet, y muchos libros que se pueden sacar de la biblioteca.

Algunos recursos gratuitos más para aprender inglés

Aquí tienes algunos recursos más que he ido descubriendo posteriormente.

Italki es espectacular. Me he apuntado para no olvidar el alemán, pero si la hubiese conocido cuando me puse con el inglés, creo que hubiese sido mi recurso más útil. Se trata de una web en la que puedes contactar con nativos de varios idiomas para hacer intercambios, normalmente por Skype. La siguen muchísimas personas, así que no suele haber problemas para encontrar gente. Además de hablar, puedes intercambiar redacciones o preguntarles dudas.

Verbling es similar a la anterior, con conversaciones con varias personas a la vez, de manera que la interacción es más parecida a la vida real.

Duolingo está muy bien, según me cuentan. Yo no la he utilizado, pero quienes lo hacen están muy contentos. Sirve para todo, especialmente para escuchar y aprender gramática. Lo bueno es que está planteada como un juego, lo cual lo hace más llevadero.

Busuu es la gran competidora de Duolingo, también muy efectiva.

Rosetta Stone es parecida.

Engvid lo usa una amiga y también está aprendiendo mucho. Básicamente, ofrece lecciones gratuitas en inglés sobre distintos temas a través de vídeos.

Vaughan Radio también es bastante útil, aunque hay que saber seleccionar qué emisiones te convienen más para tu nivel.

Más específico para arquitectos

Existen muchísimas páginas gratuitas con vocabulario específico de inglés para arquitectos, simplemente googlea. Puedes ir integrándolo en tus flashcards poco a poco, te será de gran ayuda.

Speakipro es una web de cursos bastante conocida, y por las referencias que tengo efectiva en cuanto a inglés para arquitectos.

El Diccionario LID Construcción e Inmobiliario tiene más de 10.000 términos específicos de arquitectura y construcción, así que lo puedes encontrar casi todo.

Los blogs, plataformas y revistas de arquitectura que están en inglés son una buena fuente para ir adquiriendo comprensión y vocabulario. Por ejemplo DeZeen, Archilovers, Archdaily, Architectural Digest, Detail

También hay profesionales que se dedican a enseñar inglés específico para el mundo de la construcción. Te recomiendo esto antes que una academia, especialmente si tienes prisa. Eso sí, la inversión sube.

Aquí tienes algunos buenos recursos de inglés para arquitectos #arquitectura #empleo #AprenderInglés Clic para tuitear

En conclusión sobre el inglés para arquitectos

Más allá del método concreto que tú adaptarás a tu gusto, quiero transmitirte que se puede lograr un buen nivel de inglés, suficiente para cualquier oferta de trabajo, sin necesidad de vivir en el extranjero ni de pasarte la vida en academias.

Te costará, pero se puede.

Se puede lograr un buen nivel de inglés sin vivir en el extranjero #arquitectura #empleo #AprenderInglés Clic para tuitear

El secreto está en forjar los hábitos necesarios, ser efectivo, actuar con cabeza y dedicarte a lo que da resultado, no dispersarte.

Y también quiero transmitirte que te preocupes por aprender inglés, el “inglés para arquitectos” ya vendrá cuando domines algo de vocabulario técnico, pero eso es la parte fácil.

Es útil. Además de mejorar tu empleabilidad, el inglés te abre las puertas a un mundo de recursos y formación de muchísima calidad (gratuita y de pago) que te harán avanzar.

Por cierto, también apliqué esta manera de aprender al alemán, con resultados similares. Y ahora voy a por el ruso.

Es que los idiomas son cuestión de practicar con constancia, vivir todas las experiencias que puedas con ellos y tener la mente abierta.

Recuerda, tienes muchos recursos gratuitos para tu mejora profesional en la categoría DESARROLLO PERSONAL DEL ARQUITECTO.

¿Crees que tienes un nivel suficiente de inglés para arquitectos? ¿Podrías seguir un método parecido a éste? ¿Qué es lo que te parece más difícil a la hora de aprender un nuevo idioma?

Me encantaría que me dejaras un comentario, y si compartes el artículo te invito a fish & chips.

Gracias por leerme. Que tengas un buen día.

¿QUIERES VIVIR DE LA ARQUITECTURA?

Suscríbete a mi newsletter y recibirás en tu email todos mis artículos, viñetas y contenido exclusivo.

También te enviaré gratuitamente la
GUÍA PARA LA ESPECIALIZACIÓN DEL ARQUITECTO

Deja un comentario