CÓMO ELEGIR EL TIPO DE ESTUDIO DE ARQUITECTURA DONDE QUIERES TRABAJAR (A LO MEJOR NO ES UN ESTUDIO)

Elegir el tipo de estudio de arquitectura donde quieres trabajar es una de las primeras decisiones que deberías tomar si has decidido buscar empleo.

No te ofrece lo mismo un pequeño estudio que una multinacional. No se accede del mismo modo, no buscan los mismos perfiles, ni te permiten encauzar tu carrera de la misma manera.

La diferencia puede ser mayor que la que hay entre El Corte Inglés y una verdulería de barrio. O entre los Rolling Stones y los Gemeliers.

Vamos a hacer un repaso a las posibilidades y los pros y contras de cada una de ellas, sabiendo que generalizar siempre es inexacto, pero tratando de categorizar para hacer más práctica y aplicable la información.

Elegir el tipo de estudio de arquitectura donde quieres trabajar requiere un trabajo de análisis, pero también una llamada a tu intuición.

Cómo elegir el tipo de estudio de arquitectura donde quieres trabajar

Nuestra profesión, de nuevo, es peculiar

Casi cualquier recién licenciado de arquitectura conoce a los estudios más punteros del país y quiere trabajar en ellos. Sin embargo, a los grandes players del sector (las grandes multinacionales o empresas de cierto tamaño) muchos no los conocen.

Es curioso. Habría que hacer una encuesta, pero muchos arquitectos jóvenes y no tan jóvenes no saben siquiera que AECOM, JLL, Savills Aguirre Newman, CBRE o Nikken Sekkei existen. Ya no digo que quieran o no trabajar allí.

Muchos arquitectos jóvenes y no tan jóvenes no son conscientes de quiénes son las grandes empresas del sector #arquitectura #empleo Clic para tuitear

Es realmente difícil encontrar por ejemplo un abogado que no sepa qué es Price Waterhouse Coopers, Garrigues o Uría Menéndez (aunque luego elijan trabajar en un despacho pequeño).

Nuevamente nos mueve el amor por la arquitectura que nos enseñan en la escuela, esa arquitectura de autor que nos encanta. Y nos cerramos a otras posibilidades.

Pero las hay. Empresas multinacionales, empresas nacionales, estudios grandes, medianos, microestudios, arquitectos trabajando en la mesa camilla (concepto tristemente perdido tras la aparición de IKEA), estudios especializados…

Sin embargo, muchos de los compañeros a los que ayudo van programados aspirando siempre al mismo puesto de trabajo en el mismo tipo de organización. Sin plantearse nada. Pues yo creo que merece la pena tener conciencia de las posibilidades.

A lo mejor al elegir el tipo de estudio de arquitectura donde quieres trabajar te das cuenta de que no es un estudio. 🙂

Hagamos un recorrido por todas estas opciones.

La gran empresa

Englobemos las multinacionales y las empresas nacionales con cierto volumen. Por ejemplo, CBRE o Idom.

Aquí lo que te puedes encontrar es una estructura empresarial definida y procesos de trabajo más o menos claros.

Son lugares que concentran mucho talento, porque en ellos trabaja mucha gente y suelen ser perfiles valiosos. Por ello, podrás aprender de ellos y beneficiarte de sinergias, incluso con profesionales de otros campos.

En las grandes empresas suele concentrarse mucho talento del que puedes aprender #arquitectura #empleo Clic para tuitear

Estar en estas empresas te ayuda a ampliar tu visión más allá de la arquitectura hacia otros aspectos del negocio: marketing, ventas, recursos humanos, estrategia… A saber qué es un negocio, en resumen.

Además podrás tener una visión más o menos global del sector, puesto que sus estructuras suelen abarcar casi todos los trabajos que se pueden dar en el mismo. Simplemente mirando la estructura organizativa te harás una idea de qué se está haciendo en el sector.

También tendrás acceso a lo último de lo último. La innovación y la investigación se cuidan en estas organizaciones.

Estas empresas te ofrecen buena proyección, incluso internacional. Créeme, cuando actúo como headhunter lo veo claramente: si estás en el circuito tienes más posibilidades de moverte de una a otra que si vienes de un estudio pequeño (perfil aparte).

Y posibilidades de ascenso, claro. Dentro de organizaciones tan grandes puedes ir subiendo si lo haces bien.

Pero claro, si buscas la arquitectura de autor de Campo Baeza no la encontrarás aquí. Ojo, también se hace buena arquitectura en estas empresas. Quizá no tengan un sello personal diferenciado pero también producen calidad arquitectónica.

Por otro lado suelen ser entornos competitivos, no demasiado “familiares”. Aunque el ambiente de trabajo es generalmente bueno deberás prepararte para dar lo mejor constantemente.

Estudio grande o mediano

Éste es un concepto difuso. Hablamos de estudios a partir de 15 integrantes. Algunos tienen una estructura empresarial, otros no, y la casuística es bastante variada. Ejemplos: Estudio Lamela (grande) o Ramón Esteve Estudio (mediano).

Aquí sí que puedes encontrar arquitectura de autor en muchas ocasiones. Suelen ser organizaciones cortadas a imagen y semejanza de su fundador o fundadores, muy dependientes de ellos.

Habitualmente tienen procesos más artesanales (aunque unos pocos funcionan como verdaderas empresas), menos burocracia y también menos medios.

No suelen abarcar la totalidad del sector, ni mucho menos, y pueden ofrecer de manera puntual la convivencia con profesionales expertos en ciertos ámbitos de los que se puede aprender.

El ambiente de trabajo es más familiar, y las opciones de ascender reducidas: casi siempre acabas encontrando un techo a partir del cual es muy difícil progresar.

En nuestro país es difícil llegar a ser, por ejemplo, socio en uno de estos estudios, o incluso pasar más allá de un puesto sénior.

Al elegir el tipo de estudio de arquitectura donde quieres trabajar, plantéate este condicionante seriamente.

En nuestro país es difícil progresar hasta ser socio de un estudio #arquitectura #empleo Clic para tuitear

Lo que sí hay en este ámbito es un número mayor de opciones diferentes que en el mundo de la gran empresa. Casi todos hemos aspirado a este modelo, así que hay un buen número de ellos.

Microestudio o mesa camilla

Hablamos de estudios con pocos integrantes o de profesionales trabajando juntos en precario. Hay ejemplos de pequeños estudios que hacen las cosas muy bien.

¿Qué puedes esperar? Agilidad, decisiones claras y rápidas, ambiente muy familiar, arquitectura muy personal y mucha implicación.

Son buenos lugares para foguearte con el día a día de la profesión.

También encontrarás falta de gestión empresarial (y sus consecuencias), pocos medios, dificultad para acceder a grandes encargos, escasa proyección y pocas posibilidades de mejora.

A la hora de elegir el tipo de estudio de arquitectura donde quieres trabajar, estos lugares están en el límite de las expectativas, porque en la mayoría de los casos no van a poder permitirse contratarte.

Todavía muchos arquitectos trabajan en la mesa camilla de casa (concepto perdido gracias a IKEA) #arquitectura #empleo Clic para tuitear

Estudios o empresas especializados

Aquí caben algunos de los tipos ya mencionados. Su rasgo distintivo es que se han especializado y se han posicionado como expertos en un determinado tipo de actuaciones. Por ejemplo: Pinearq (arquitectura sanitaria) o 3G Office (espacios corporativos y comerciales).

Las mayores ventajas de este tipo de organización son obvias: las derivadas de la especialización.

Vas a acceder a un conocimiento profundo sobre un ámbito de actuación, vas a trabajar con verdaderos expertos en ese ámbito, te vas a posicionar y a coger proyección en ese mundo, vas a saber todo lo que hay que saber sobre ello…

Las desventajas: tener que decir “no” a otros universos. Es decir, coges un camino determinado que te puede llevar lejos, pero tienes que asegurarte de que es en la dirección que tú quieres. Si no, no tiene mucho sentido.

Trabajar en un estudio especializado tiene ventajas, sobre todo acceso al conocimiento profundo sobre un tema #arquitectura #empleo Clic para tuitear

Cómo elegir el tipo de estudio de arquitectura donde quieres trabajar

Por supuesto, existen mil matices en todo lo expuesto. Dentro de cada grupo hay organizaciones muy diferentes, algunas inclasificables, y todo depende del caso concreto.

Lo que sí te aconsejo es que tomes tu decisión con conciencia plena, sabiendo que existen más opciones aparte de la única y abriendo tu mente a otras posibilidades que te pueden dar muchas satisfacciones en diversos aspectos.

Ten en cuenta también que el modelo de organizaciones pequeñas tiende a desaparecer, salvo que estén muy especializadas. Simplemente, no van a poder competir en un mercado cada vez más global.

Está pasando en muchos sectores y la arquitectura no va a ser una excepción.

A partir de aquí piénsalo, valora ventajas e inconvenientes. Analiza cómo se alinea cada organización con tu personalidad e identidad profesional, y encamínate hacia lo que más te convenga o atraiga.

Siempre podrás cambiar de rumbo, pero si coges una buena dirección a la primera todo será más fácil.

Tienes una megaguía muy completa y recursos gratuitos para lograr trabajo en nuestro sector en la categoría EMPLEO DE ARQUITECTO.

¿Te has planteado alguna vez cómo elegir el tipo de estudio de arquitectura donde quieres trabajar? ¿Qué tipo te gusta más? ¿Qué experiencias tienes al respecto?

Gracias por leerme. Que tengas un buen día.

¿QUIERES CONSEGUIR EMPLEO
EN EL MUNDO DE LA ARQUITECTURA?

Suscríbete a mi newsletter y recibirás en tu email todos mis artículos, viñetas y contenido exclusivo.

También te enviaré gratuitamente la
MINIGUÍA PARA LA PREPARACIÓN DE ENTREVISTAS DE TRABAJO EN EL MUNDO DE LA ARQUITECTURA

Deja un comentario