4 SENCILLOS PASOS PARA TU REINVENCIÓN PROFESIONAL. SISTEMA PEPA

La reinvención profesional de un/a arquitecto/a comienza a ser algo bastante habitual en nuestro entorno. Lo veo mucho en sesiones de coaching con arquitectos.

Hoy te explicaré el sistema PEPA (JOSEFA quedaba mejor, pero no me cuadraban las siglas) en 4 pasos muy sencillos para escoger e iniciar el camino que te resulte más gratificante para tu reinvención profesional. El sistema te resultará muy útil tanto si eres arquitecto como si no lo eres.

P – Parar (la hemorragia)

E – Elegir (el objetivo)

P – Prepararte (para tu nueva vida)

A – Activar (tu nueva profesión)

También te daré al final del artículo un pequeño listado de opciones para que te reinventes basadas en experiencias de éxito que he conocido directa o indirectamente.

Para todo ello utilizaré como ejemplo la historia del arquitecto Armando Casitas. Intuyo que me acompañará en futuros artículos, me ha caído bien.

Como me ha salido un artículo de 3.400 palabras, te pongo un pequeño índice de contenidos. Y créeme, vale la pena leerlo todo hasta el final. Contiene cosas importantes que te vendrá bien saber para lanzarte a la reinvención con paracaídas.

Reinvención profesional con paracaídas

¿Cómo llegamos a la reinvención profesional?

Te hablé de la situación de un arquitecto en paro desde un punto de vista general, tratando los primeros pasos y errores que se suelen cometer. Contemplé la reinvención profesional como una de las salidas viables en esas circunstancias.

El cambio de rumbo profesional puede ser algo que llegue a ti como consecuencia de una crisis de algún tipo o porque surge una oportunidad.

Tal vez te quedes sin empleo o veas que tu sector cambia tanto que lo que haces ya no tiene mercado. O puede que aparezca una ocasión en forma de tren de esos que nos dicen que sólo pasan una vez (mentira, los trenes pueden pasar varias veces, y trenes hay muchos).

Los trenes no pasan sólo una vez. Además, trenes hay muchos Clic para tuitear

También te digo que para que pase el tren es necesario poner las condiciones: las oportunidades no caen del cielo. Para que llames la atención de alguien o encuentres de pronto el negocio de tu vida o tengas la posibilidad de acceder a un proyecto maravilloso tienes que estar, como decía Sofía Mazagatos, en el candelabro: tener preparación, formación, motivación, y además mostrarlo. Cuidar tu marca personal. De eso hablaremos otro día.

Por otro lado, la necesidad de reinventarte también puede surgir de ti sin que se vea forzada por un elemento externo. Puede que te des cuenta un día de que lo que haces no es lo que quieres para tu vida, o incluso de que te está perjudicando. Y ésta es probablemente la mejor situación.

Siempre digo que cuando las cosas van bien es el momento idóneo para pensar en mejorar. La circunstancia más apropiada para reinventarse es, irónicamente, cuando tienes una estabilidad, cuando puedes pensar sin miedo (el miedo te impide ver opciones), cuando no tienes que preocuparte demasiado por tus ingresos.

El tren de la reinvención profesional

Paso 1. Parar la hemorragia (P)

Bien, hablemos entonces de Armando Casitas: arquitecto, 32 años, trabajaba en un estudio de arquitectura haciendo un poco de todo, delineando, visitando obras, calculando estructuras pequeñas, redactando memorias, confeccionando presupuestos… Pero el estudio se quedó sin encargos y Armando se fue a la calle. Y para colmo, no recibió indemnización, porque en las cuentas de la empresa solamente había telarañas.

Armando estaba aterrado. Tenía problemas para cubrir sus necesidades básicas, porque casi no tenía ahorros, y sentía que ante él se abría un abismo. Le habían enseñado durante años a dedicarse a la arquitectura, y además de una forma muy concreta. Le parecía que no sabía hacer nada más. Y qué narices, llamándose Armando Casitas no se iba a dedicar a repartir el butano, ¿no? Armando buscó un coach.

 Arquitecto confuso

¿Qué hacer en esta situación? De momento parar la hemorragia, estabilizarse para sobrevivir, y luego ya veremos. Traducido a este caso: buscar ingresos como sea. En un Burger King, de socorrista, vigilante, camarero, profesor particular de matemáticas, cualquier cosa que te dé aire financiero. Para sobrevivir hay que respirar, hay que comer y tener un lugar donde dormir. Las necesidades básicas de la Pirámide de Maslow.

En esta situación no hay que esperar a que los ahorros se acaben para buscar ingresos; cuanto antes mejor. No pasa nada. Es provisional. Con una mínima estabilidad financiera, ya habrá tiempo para pensar en cosas mejores.

Si tienes muchos ahorros o si tu reinvención es voluntaria, puedes saltarte este paso. Eso sí, si la decisión de reinventarte viene de ti, no dejes tu trabajo actual. No lo hagas, espera al menos hasta el paso 3 (o mejor 4). Necesitas planificar cosas sin agobios y un pequeño colchón económico (como para vivir unos 18 meses).

Si quieres reinventarte, no dejes tu trabajo ya. Espera a estar preparado. Planifica. Actúa Clic para tuitear

Paso 2: Elegir el objetivo (E)

Éste es el paso clave. Fundamentalmente, se trata de saber qué quieres hacer y qué puedes hacer. Aunque parezca sencillo no lo es, porque hay muchas opciones.

          2a. ¿Qué quieres hacer?

Para empezar, ¿a qué te quieres dedicar? Es una buena pregunta.

Armando, por ejemplo, no lo sabía. Le gustaba la arquitectura, pero lo que había vivido en la profesión no era lo que le habían contado en la universidad. La falta de posibilidades para dejar aflorar su creatividad siempre le había resultado muy frustrante, y no alcanzaba a ver cómo su trabajo era útil para los demás.

Plantear qué quieres hacer desde el punto de vista de los valores en lugar de hacerlo desde un listado de profesiones concretas ayuda mucho, como ya expliqué en mi anterior artículo. Armando lo hizo, y en lugar de buscar de entrada una profesión que le gustase, prefirió anotar los 3 o 4 valores (no más) que quería alinear con su vida laboral: trabajar de manera creativa, ayudar a los demás y tener autonomía.

Ahora un truco surrealista pero útil. Mete esos valores así tal cual en Google, a ver qué sale. Puede que encuentres un par de sugerencias. En el caso del Sr. Casitas surgieron algunas posibilidades: bloguero, voluntariado, escritor, consultoría y otras.

Armando descartó el voluntariado, puesto que no era acorde con el nivel de vida que pretendía mantener. Eso también cuenta: debes pensar qué ingresos necesitas para el nivel de vida que quieres. Decía Oscar Wilde, “Tengo gustos sencillos: me conformo con lo mejor”. Si es tu caso, habrá cosas que descartarás de entrada.

Oscar Wilde

Armando añadió al listado un par de ideas que siempre le habían gustado: realizador audiovisual y periodista freelance. De momento no se le había ocurrido nada demasiado original, acababa de empezar. Porque ésa es otra pregunta: ¿Lo que quieres hacer es algo que existe o que no existe?

          2b. Una herramienta para averiguar qué quieres hacer

Te explico una herramienta del psicólogo ruso Ivan Pirogov por si te has atascado mucho en el punto anterior. Seguro que te ayuda en tu reflexión. Él la llama “Análisis del propósito personal”.

  1. Apunta tus sueños de la infancia, adolescencia, vida adulta, aquellas situaciones que siempre has querido vivir.
  2. Separa los sueños en dos grupos: “tener” (poseer algo) y “ser” (vivir algo o tener un papel determinado). Desecha el grupo “tener”.
  3. Apunta las profesiones que te han producido una respuesta interna alguna vez, por ejemplo si te has emocionado al ver a una persona ejerciéndolas.
  4. Añade todas las actividades que te resultan placenteras, ahora y en otras épocas de tu vida.
  5. Puntúa todos los sueños, profesiones y actividades que tienes de 0 a 10. Para ello, visualiza que estás en el papel. ¿Qué haces en ese momento? ¿Qué te rodea? ¿Cómo te sientes? Puntúa según tu respuesta emocional.
  6. Desecha sin pensártelo los que obtuvieron las notas más bajas. Quítate como mínimo un tercio de ellos.
  7. Agrupa las tendencias que te han quedado que estén relacionadas. Por ejemplo, “quiero conocer personas”, “quiero viajar” y “quiero aprender culturas diferentes a la mía” podrían formar un grupo.
  8. Nombra cada grupo con un talento tuyo. En el ejemplo anterior, podría ser “se me da bien captar y aprender la diversidad”.
  9. Identifica las relaciones entre los grupos. Piensa de qué modo un grupo se vincula a otro o apoya su existencia.
  10. Estos talentos (los grupos) interrelacionados entre sí nacen de tus deseos y pueden aplicarse a una serie de profesiones. Haz una lista con ellas.
  11. Puntúa las profesiones de esa lista. Con ello, tendrás unas cuantas opciones ordenadas y sólidas sobre qué quieres hacer.

Reinvención sistema ruso

          2c. ¿Qué puedes hacer?

El objetivo en este punto consiste en averiguar tus habilidades y competencias, así como tus carencias, para tener claro cuánto te va a costar (en esfuerzo, energía, dinero, tiempo) llegar a dedicarte a eso que quieres. Ese coste también es un criterio de selección.

Estas habilidades y carencias no deben estudiarse desde un punto de vista abstracto, sino en relación al entorno y las circunstancias. Para esquematizarlo existen muchas herramientas. Por su sencillez, recomiendo hacer un diagrama DAFO.

Para elaborarlo, se genera una matriz 2×2 en la cual puedes ir anotando debilidades (tus puntos flacos), fortalezas (lo que se te da bien), amenazas (las dificultades que plantea el entorno) y oportunidades (posibilidades buenas que ofrece el entorno, actuales y futuras). El DAFO de Armando resultó así (resumido, el real era más elaborado):

DAFO

Lo mejor del diagrama DAFO se produce mientras se construye. La reflexión que lo rodea hace salir a la luz opciones que estaban enterradas en nuestra mente y nos hace tomar conciencia de muchas cosas. Además, para una persona del mundo de la arquitectura, normalmente muy visual, poder ver las cosas en modo esquema facilita la toma de decisiones.

Por ejemplo, Armando no era consciente de que escribía bien. Cada vez que lo había hecho en un foro más o menos público, todo el mundo le había felicitado, pero él lo veía como algo normal y que se daba por supuesto. No pensaba que fuera una fortaleza suya.

En todo este proceso, Armando descartó la profesión de periodista (por requerir normalmente de movilidad) y añadió la de traductor (dominaba dos idiomas extranjeros a nivel nativo y además escribía bien).

          2d. Análisis conjunto de qué quieres y qué puedes hacer

Ahora se trata de analizar el DAFO en relación a lo que quieres. Te doy algunas notas a tener en cuenta a la hora de hacerlo:

  • Como verás, en las fortalezas no se puso “curso de programación” o “título de inglés”. Se anotaron competencias y habilidades. Pese a que vivimos en el país de la titulitis, pensar en éstas es más útil en este momento de la reflexión.
  • En el caso de Armando se descartó desde el principio cualquier profesión por cuenta ajena por deseo suyo, aunque esto no tiene por qué ser así. Muchas veces se vende la épica de las grandes reinvenciones de personajes famosos que alcanzan un sueño y se desprecia el trabajo por cuenta ajena. Es un error. No todo el mundo quiere emprender, no todo el mundo quiere ser autónomo.
  • En este punto llega el momento de traducir lo que quieres y puedes hacer en productos o servicios concretos, en proyectos con nombre, y de pensar en qué personas podrían comprar esos productos o servicios.
  • El DAFO no es correcto ni incorrecto, es lo que es. Éste es el DAFO de Armando en un momento determinado, y salió sólo de él (con la ayuda del coach). Si al verlo echas en falta o te sobra algo, enhorabuena, estás haciendo tu propio DAFO mental.

El proceso de realización y análisis del DAFO implica autoconocimiento y mucha sinceridad para no partir de supuestos falsos. Debemos procurar que lo que reflejemos y analicemos se corresponda al máximo con la realidad (ese concepto tan ambiguo). Si creemos que somos buenos o malos en algo, intentemos validarlo. Hay maneras.

Traduce lo que quieres y puedes hacer en productos o servicios concretos Clic para tuitear

          2e. Poner nombre al objetivo

Como consecuencia de todo este trabajo, Armando llegó a dos conclusiones.

  1. Fijó su objetivo. Decidió que quería dedicarse a vender servicios de creación de contenidos para estudios de arquitectura que quisieran tener presencia online. Estos contenidos incluían artículos escritos, pequeñas publicaciones, reportajes fotográficos y vídeos, todo integrado en un paquete para promocionar la marca correspondiente.
  1. Para llegar a ello necesitaba adquirir sólidos conocimientos de marketing y aprender la gestión de su trabajo como autónomo. También algo de material y equipo, y una web. Esto llevaría tiempo, dedicación y algo de dinero. Mientras tanto, Armando necesitaba un trabajo-dormitorio para ir tirando, y se decidió por dar clases de idiomas y hacer traducciones.

No está mal tener uno o varios objetivos secundarios, pasos que nos ayuden para llegar al objetivo primario, pero no hay que perder nunca de vista a éste último.

Objetivo reinvención profesional

Paso 3: Prepararte para tu nueva vida (P)

          3a. Planificación

Con el objetivo en el centro de la diana, todo es mucho más sencillo. Lo que hacemos tiene un sentido último y no nos dispersamos. Para alcanzar ese objetivo, ha llegado el momento de prepararte, y tengo una noticia para ti: la reinvención profesional nunca es sólo profesional. Conlleva algunos cambios que van a afectar a tu vida en todos sus ámbitos.

La reinvención profesional nunca es sólo profesional Clic para tuitear

En el caso de Armando, el cambio supuso una planificación diferente de su día a día. Dedicó buena parte de su tiempo a su trabajo-dormitorio, a buscar alumnos para sus clases y clientes para sus traducciones, y a llevarlas a cabo. Eso sí, reservó tiempo y energías todos los días para ir formándose en marketing y en los entresijos del autónomo.

Al principio, aprovechó los múltiples recursos gratuitos y de calidad que existen en la red. Cuando se estabilizó económicamente, pudo acceder a formación de pago, aunque sin gastar demasiado (no necesitó hacer un máster, afinó más la puntería), y pudo comprar el equipo que necesitaba. También fue poco a poco construyendo su propia página web y blog para promocionar sus servicios.

Cuando vayas a formarte, especialmente si vas a pagar por ello, intenta buscar lo que más útil te vaya a resultar en tu actividad por encima del peso de títulos o denominaciones, salvo que éstos sean un requisito imprescindible para acceder a tu objetivo.

Armando también trabajó la asertividad y mejoró su capacidad para actuar en equipo y empatizar con las personas. Eso siempre ayuda.

La planificación es importante, incluye las tareas a abordar, el tiempo y energía a dedicar a cada una, así como los recursos económicos. Necesitas organización para no perder el norte. Un plan de acción.

          3b. Actitud

Mientras transitas por este paso 3, que puede ser largo, necesitas mantener una buena actitud. No pierdas la motivación, todo lo que estás haciendo es necesario y útil para tu objetivo final. Intenta disfrutar del camino, de cada pequeño logro.

En esta fase es muy importante no caer en la complacencia. Tal vez, al lograr una cierta estabilidad económica, perdamos el impulso de ir hacia nuestro objetivo real y nos quedemos anestesiados en nuestro trabajo-dormitorio. Error. Si lo hacemos, que sea porque de verdad hemos descubierto gracias a la experiencia que este trabajo nos gusta más que el que nos habíamos marcado como objetivo.

Y aunque tengas ocupaciones para sobrevivir, nunca pierdas de vista el objetivo final. Dedícale algo de tiempo, aunque sea mínimo, cada día. Por mucho jaleo que tengas, nunca olvides lo que quieres.

También es fundamental no dispersarse. Hay muchísimos casos de personas que empiezan a hacer cursos sin parar y, por miedo o comodidad, nunca dan el siguiente paso. Enfoca.

En este paso 3 puede que los avances no sean muy visibles, pero estamos creciendo siguiendo el modelo del bambú: echando raíces (el bambú tarda años en hacerlo), que luego nos permitirán en muy poco tiempo un crecimiento aéreo espectacular. Actitud.

Bambú reinvención

Tras 6 meses de preparación, Armando estaba dispuesto para el último paso del plan.

Paso 4: Activar tu nueva profesión (A)

Con la preparación y conocimientos adecuados, es el momento de actuar. Comenzaremos nuestra nueva actividad con toda la motivación del mundo y le dedicaremos esfuerzo. En cierto modo, es una fase de prueba/error.

Es importante asumir que vamos a cometer errores, es inevitable, pero que esos errores forman parte del proceso de aprendizaje. Unas veces se gana y otras se aprende, dicen.

¿Y qué ocurre si el plan no resulta? ¿Qué pasa si finalmente no podemos vivir de esa profesión soñada? Nada grave. Volvemos al paso 2. Habremos aprendido muchísimo de la experiencia, tendremos más competencias y habilidades, habremos descartado cosas y conocido a personas valiosas.

Ten claro que actuar implica que se abran puertas a través de la gente o de las situaciones, que nos conozcamos más a nosotros mismos y que se produzca el fenómeno cósmico ese de “una cosa llevó a la otra”. Cuando actuamos, es más fácil que pase un tren al que subirse.

Cuando actuamos es más fácil que pase un tren al que subirse Clic para tuitear

Armando puso en marcha su negocio hace seis meses y le va bien. Ha conseguido ya algunos clientes, le gusta lo que hace, disfruta, tiene ingresos suficientes para su modo de vida y sigue aprendiendo. Se ha dado cuenta de que va a necesitar implicar a más gente en su negocio para dar servicio; necesita crecer. Tal vez pase de autónomo a empresario, y si decide hacerlo su coach estará ahí para ayudarle.  😉

arquitecto claro

Bonus: algunas ideas para reinventarse

Como he prometido al principio, te doy algunas ideas para reinventarte que me he ido encontrando en la vida real. Están muy basadas en las habilidades y competencias típicas de los arquitectos, pero incluso si no lo eres tal vez encuentres algo que te sirva:

SERVICIOS PARA OTROS ARQUITECTOS:

Consultoría para estudios de arquitectura.
Coaching especializado en arquitectos.
Cálculos de estructuras.
Elaboración de partes del proyecto bajo demanda.
Elaboración de maquetas.
Generador de contenidos online para estudios de arquitectura (éste es Armando).

Diseño de accesorios para arquitectos.

REINVENCIONES EN EL SECTOR:

Mediación de conflictos en la construcción.
Traducción de licitaciones internacionales.
Modelado 3D y representación fotorrealística.
Formación. Presencial u online.
Auditoría energética de edificios públicos.

Organización de viajes de arquitectura.

REINVENCIONES FUERA DEL SECTOR:

Blogging.
Fotografía.
Literatura.
Diseño de páginas web.
Diseño de moda, joyas y complementos.
Artista fallero.
Jefe de bomberos.
Escenografía.
Ilustración.
Realización audiovisual.
Organización de viajes.

Wedding planner.

Y hay muchas más, seguramente una para cada persona que decida (o se vea forzada a) reinventarse.

Tienes una megaguía muy completa y recursos gratuitos para lograr trabajo en nuestro sector en la categoría EMPLEO DE ARQUITECTO.

¿Y tú? ¿Te has reinventado? ¿Quieres hacerlo? ¿Conoces algún caso digno de mención? ¿Te llama la atención alguno de los ejemplos que he puesto?

Me encantaría que me dejases tu comentario aquí abajo, y si te ha gustado el post y lo compartes me harás muy feliz.

¡Que tengas un buen día!

¿QUIERES CONSEGUIR EMPLEO
EN EL MUNDO DE LA ARQUITECTURA?

Suscríbete a mi newsletter y recibirás en tu email todos mis artículos, viñetas y contenido exclusivo.

También te enviaré gratuitamente la
MINIGUÍA PARA LA PREPARACIÓN DE ENTREVISTAS DE TRABAJO EN EL MUNDO DE LA ARQUITECTURA

 

14 comentarios en “4 SENCILLOS PASOS PARA TU REINVENCIÓN PROFESIONAL. SISTEMA PEPA”

  1. Saludos, yo soy arquitecta recién graduada en Ecuador y con casi nada de experiencia laboral por lo que se dificulta aún más conseguir empleo en fin lo que he leído hasta ahora me da un nuevo enfoque, gracias por compartir sus conocimientos.

  2. Hola!! Buenas noches
    Me acabo de enamorar de estos artículos, sobre todo de este que trata de la reinvención, justo paso por algo parecido, estoy buscando que es lo que realmente me apasiona, porque trabajar para un despacho, no lo es, estoy en busca de algo más, de algo que me llene completamente.

    • ¡Hola, Gricasaa!

      Muchas gracias por leerme. Me alegro de que te gusten los contenidos.

      Tienes un reto interesante por delante, así que te doy ánimos con ese proceso de reinvención. Seguro que tarde o temprano encuentras tu camino.

      Gracias por comentar.

      ¡Un saludo!

Deja un comentario