2 COMENTARIOS

  1. Hola Joan,
    Qué razón tienes…
    En mi caso será la veteranía pero es algo que tengo bastante controlado.
    Sólo me permito revisar email y mensajes en el móvil a primera hora y a última hora de la mañana.
    Y trabajo con Kanbanflow, que integra un timer con Pomodoro. Bloques de 25 min que o bien decido enlazar si estoy centrada, o bien aprovecho para estirar las piernas o hacerme un te. Si me interrumpe un compañero o una llamada, tengo el hábito de interrumpir el timer. No lo hago tanto por revisión (que podría), sino como toma de consciencia.
    Es realmente importante, hasta que no haces el esfuerzo no te das cuenta de la cantidad de energía que perdemos con las interrupciones propias y ajenas!

    Gracias por tu reflexión, tan oportuna en el caso de los estudios donde solemos trabajar codo con codo y es importante crear esos acuerdos y buenos hábitos.

    Un abrazo!
    E.

    evabonsaiarq

    1. ¡Hola, Eva!

      Es cierto, no nos damos cuenta de lo que nos perjudican las interrupciones varias, y eso es lo peor del asunto. Una vez tomas conciencia de ello, el resto es poner soluciones y crear hábitos.

      Funcionar con efectividad es cada vez más necesario, y tú eres un buen ejemplo. ¿Cómo llegaría a todo si no una persona tan polifacética como tú? 🙂

      Gracias por pasarte y por comentar.

      ¡Un abrazo!

Deja un comentario