RESPONSE

  1. […] Hacer preguntas imposibles: es decir, siempre cuestionarnos todo. Incluso aquello que ya se da por sentado en nuestra industria. Si todo mundo hace algo, porque no intentar cosas diferentes? Si siempre te colocas el reloj en la muñeca de tu mano derecha estas en tu zona de confort ¿Porque mañana no la colocas en tu mano izquierda? Cuando dejamos las rutinas (no solo en el ámbito laboral) nuestro cerebro se ve forzado a generar nuevas conexiones neuronales lo que nos permite llegar a soluciones más creativas y distintas. Nunca dejes de cuestionarlo todo porque sin darte cuenta estas entrenando a tu cerebro. […]

Deja un comentario