¿ESTUDIAR ARQUITECTURA HOY? TENDENCIAS QUE PUEDEN HACER QUE MEREZCA LA PENA

¿Vale la pena estudiar arquitectura hoy?

Ya van unas cuantas veces que me han hecho esa pregunta, y yo suelo responder con un “depende”. Últimamente me relaciono bastante con Galicia, y creo que algo se me está pegando. 🙂

La exigencia de la carrera de arquitectura, vocación, habilidades, salidas profesionales en arquitectura, la profesión en el futuro… Hay muchas cosas que se pueden considerar para responder la pregunta, así que vamos a hacer un pequeño recorrido por todas ellas para que tomes la decisión con plena conciencia.

Hacia el final del post te pongo también algunas tendencias de futuro que se van vislumbrando para la profesión y que se alejan un tanto de la idea tradicional del arquitecto.

Estudiar arquitectura es una experiencia vital que no te dejará indiferente, y si lo haces le vas a dedicar mucho tiempo y recursos. Conviene pensar si te va a merecer la pena.

Estudiar arquitectura

¿Qué necesitas para estudiar arquitectura?

De entrada, muchos te dirán que necesitas una gran vocación.

Es parcialmente cierto, la arquitectura suele ser una profesión vocacional. El problema es que a los 18 años muchas personas no han encontrado esa vocación. No es obligatorio tenerla.

La #arquitectura es una profesión vocacional, el problema es que a los 18 años muchas personas no han encontrado una vocación #educación Clic para tuitear

Si quieres ser arquitecto de manera vocacional, mucho mejor. Si no, también puedes serlo y convertirte en un gran profesional.

Eso sí, necesitas que la profesión te guste (no sólo lo que se estudia en la carrera de arquitectura, que suele ser diferente al ejercicio profesional), y para ello debes averiguar qué es la profesión exactamente.

En este post encontrarás muchas de las cosas a las que se dedica un arquitecto, pero no está de más que hables con alguno de ellos que lleve unos añitos ejerciendo para que te dé su visión.

Por otro lado, cuando dije que quería estudiar arquitectura todo el mundo me decía que lo más importante es saber dibujar. Pues tampoco, dibujar es importante, pero se aprende.

Tendrías que ver mis primeras estatuas; parecían cubistas. Sin embargo luego acabé haciendo algunos dibujos bastante chulos. Se los regalé a una novia que tenía y no me abandonó, al menos inmediatamente.

Creo que sí es necesario:

  • Que te guste crear. La creatividad es fundamental en la carrera de arquitectura y la profesión.
  • Que disfrutes trabajando en equipo. Olvida la imagen del arquitecto solitario, no funciona.
  • Curiosidad. Te sorprenderás investigando por tu cuenta aparte de lo que te enseñen en la carrera de arquitectura, y te pasarás toda tu vida profesional aprendiendo cosas como estructuras, instalaciones, arquitectura legal…
  • Resiliencia. La universidad y la vida laboral son una carrera de fondo llena de obstáculos. Caerás y tendrás que levantarte.

¿Qué te vas a encontrar en la carrera de arquitectura?

Puede que oigas que estudiar arquitectura equivale al entrenamiento de los Navy Seals y que es un proceso de forja de profesionales de acero.

En parte es cierto. Terminar la carrera de arquitectura es duro.

Yo hice todavía el plan del setentaytantos (el último año antes de entrar Bolonia), y era una salvajada. 6 años + PFC, miles de horas, asignaturas complejísimas… El plan actual del grado de arquitectura y master también es difícil. Ahora incluso hay quien me pregunta por estudiar arquitectura a distancia.

La carrera de #arquitectura se asemeja en algunos aspectos al entrenamiento de los Navy Seals #educación Clic para tuitear

Aparte de lo obvio, la carrera de arquitectura se complica por algunos aspectos:

  • Hay asignaturas que exigen mucho tiempo. No sólo estudiar, sino dibujar, hacer maquetas, pensar propuestas… Eso te obliga sí o sí a estar muchísimas horas con las manos ocupadas, más allá de lo rápido que seas estudiando.
  • Algunas requieren propuestas creativas, y muchas veces como alumno no entiendes el criterio de los profesores para valorarlas. Recuerdo un problema que tuve con una entrega de proyectos por el “carácter telúrico” de mi edificio.
  • Además de la creatividad, te tienen que gustar asignaturas más teóricas relacionadas con las humanidades y otras muy técnicas, desde matemáticas hasta construcción o estructuras. Es una formación generalista que abarca un gran abanico de temas.
  • La carga de trabajo es enorme.

Ah, y te gastarás dinero. No son unos estudios universitarios baratos, necesitarás materiales, equipo informático, etc. Por eso en algunos casos encontrarás personas que se dedican a estudiar arquitectura y trabajar al mismo tiempo. Una locura.

Es fundamental la resiliencia que te comento más arriba. Yo acabé a curso por año, y creo que el principal motivo (además de trabajármelo mucho) fue que desde el minuto cero me lo tomé como un maratón.

No me desesperé cuando las cosas iban mal ni intenté correr. Dejé alguna asignatura para Septiembre para no desbordarme.

Pero vi a bastantes compañeros que abandonaron a medias, decepcionados o quemados.

estudiar arquitectura Navy Seals

¿Qué hay de cierto en esos mitos sobre la vida del arquitecto?

La vida del arquitecto no es como la que ves en las películas.

Hace poco vi una con Richard Gere (un galán de los 80 y 90) en plan arquitecto estrella de Rock. Tenía mucho dinero, poder y reputación, varias novias… Se pasaba el día mirando una maqueta de su nuevo proyecto y filosofando a base de frases de esas de las galletitas de la suerte.

(Por cierto, ¿por qué no se suelen hacer películas protagonizadas por arquitectas?)

Algunos mitos sobre el arquitecto:

  • Mucho dinero. No suele ser cierto en estos tiempos que corren. Sólo unos pocos arquitectos lo logran.
  • Estrella de Rock. Nuevamente, sólo unos pocos. La profesión va más hacia la colaboración y el trabajo en equipo, como decía más arriba.
  • Reputación. Falso. Aparte de unos pocos, la mayoría de los arquitectos (incluso algunos muy buenos) son poco conocidos, y a veces poco valorados.
  • Genios creativos. No. Necesitas crear, sí, pero gran parte de tu tiempo la vas a pasar haciendo tareas de gestión o repetitivas.
  • Mucho poder para tomar decisiones. Sólo pocas veces, y curiosamente suelen ser las decisiones difíciles.
  • [email protected] [email protected] Eso no depende de que seas arquitecto, créeme. 🙂

Sin embargo, hay cosas que no salen en las películas y que sí molan: poder crear espacios, conocer gente interesante, poner un grano de arena para mejorar la vida de las personas…

Ésas son muy buenas razones para estudiar arquitectura.

La vida del arquitecto no es como la ves en las películas #arquitectura #educación Clic para tuitear

¿Cómo es la vida laboral de un profesional de la arquitectura?

La respuesta es: depende de qué profesional. Hay tantas maneras de enfocar la profesión como personas. Las salidas profesionales en arquitectura son más numerosas de lo que parece.

Sin embargo, hay algunas trayectorias típicas que se repiten. Tomemos por ejemplo la de Armando Casas.

          Prácticas en el estudio de arquitectura

Armando decide estudiar arquitectura, y tras algunos años muy duros acaba de terminar su grado en estudios de arquitectura y master (ha estado de Erasmus en Madagascar). Una vez acabados los estudios universitarios, empieza a trabajar en prácticas en el estudio de un amigo de su tío con el objetivo de aprender.

Al principio no entiende nada. Presupuestos, plazos, pliegos de condiciones… ¿Cuándo nos ponemos a diseñar como en la Escuela?

Como Armando es avispado va aprendiendo algunos aspectos de la profesión mediante la observación, porque nadie en el estudio le enseña nada (aunque tiene un contrato en prácticas).

Normalmente pasa muuuuchas horas dibujando con el ordenador, y ocasionalmente le envían a medir algún local comercial. Le toca «llevar las redes sociales» e imprimir planos para llevarlos al Colegio de Arquitectos.

La obra ni pisarla.

De retribución mejor ni hablamos. Le da para pagar el transporte y las comidas que tiene que hacer fuera de casa, y poco más. Igual hubiera sido mejor establecerse como arquitecto autónomo.

          Profesional por cuenta ajena, trabajando en otro estudio de arquitectura

Tras un par de años en prácticas, en el estudio le proponen seguir contando con él pero todavía con otro contrato en prácticas. Armando no lo ve bien. Después de estudiar arquitectura, salir de la universidad y haber trabajado mucho durante dos años cree que ya puede tener la condición de profesional.

Tiene suerte y hace las cosas bien, y así consigue que le contraten en otro estudio, esta vez con un contrato “de verdad” para 6 meses.

Las condiciones, sin embargo, no son mucho mejores. Armando es mileurista, pero al menos ya no está en prácticas.

Su trabajo tampoco difiere mucho del que hacía en el otro estudio, aunque ahora alguna vez puede salir de la oficina para visitar alguna obra o reunirse con algún cliente. De vez en cuando le dejan diseñar, construir y modificar.

Aquí puede aprender más, porque tiene la suerte de dar con un compañero delineante muy veterano con buena voluntad que encuentra ratos para explicarle cosas.

Tras 3 años trabajando mucho, Armando reclama mejores condiciones a su jefe y alguna responsabilidad más para crecer como profesional. Pero la respuesta que obtiene es “no”.

No hay forma de participar en la fase de ideación de los proyectos, ni responsabilizarse de obras de principio a fin, ni llevar la relación con los clientes, ni hacer la dirección de las obras regularmente. Nada que tenga interés.

          Profesional autónomo, montando un estudio propio

Al cabo de un tiempo, como Armando ve que tiene un techo en el estudio, que su sueldo no sube, que ya no puede aprender nada nuevo y que no logrará desarrollar la parte que más le gusta de su profesión, decide dar el salto y ponerse por su cuenta.

Como hemos dicho es avispado, así que antes de abandonar su trabajo decide empezar a planificar y preparar el cambio para tener su propio negocio.

Sin embargo, ahora se da cuenta de algunas dificultades que no tenía previstas:

  • Armando no sabe cómo buscar y conseguir clientes. Nadie le ha enseñado nada de estrategia, ni de marketing, ni de ventas.
  • No tiene conocimientos sobre cómo gestionar su dinero ni llevar la dirección financiera de su negocio.
  • Todavía tiene algunas lagunas puramente técnicas que no sabe cómo afrontar, y eso le crea algunas inseguridades.
  • No tiene obra construida que pueda enseñar a posibles clientes para empezar.
  • Hay muchísimas cosas sobre gestión que no sabe, sobre todo temas de papeleos.
  • Conoce a algunas personas del mundillo con las que se ha relacionado durante estos años, pero se da cuenta de que con eso no es suficiente.

Como Armando es (repito) avispado, saldrá adelante y finalmente logrará tener un estudio de arquitectura propio que funcionará más o menos bien.

Pero esto le costará muchísimo esfuerzo y pedir la ayuda de muchas personas. Habrá momentos muy difíciles que tendrá que superar, estrés, preocupaciones y sinsabores, meses sin clientes…

Sin embargo también logrará hacer lo que más le gusta (crear espacios y edificios), aunque el diseño ocupará solamente una mínima parte de su tiempo.

          No siempre es así tras la carrera de arquitectura

Naturalmente, esto es sólo un caso típico que se repite bastante.

Muchas veces es diferente. A veces es más rápido, a veces más lento. El camino puede ser más largo o más corto. Está la opción de emigrar, la de dedicarse a la investigación o la de ser funcionario. Hay mil maneras de ser arquitecto.

Vamos a ver en el punto siguiente algunas que empiezan a despuntar y que parece que marcan tendencia de cara al futuro.

Proceden casi siempre de la hibridación con otras profesiones y la colaboración en equipos multidisciplinares.

Hay muchas maneras de ser arquitecto, y algunas que empiezan a despuntar proceden de la hibridación con otras profesiones #arquitectura #educación Clic para tuitear

Otras maneras de ser arquitecto. Algunas tendencias

Como hemos dicho la formación del arquitecto es generalista. Además, adquirimos algunas destrezas al estudiar arquitectura (creatividad, visión global, capacidad de análisis, organización) que nos ayudan en infinidad de tareas.

Esto quiere decir que, partiendo de ese concepto tradicional generalista de la profesión del arquitecto, podemos llegar a especializarnos en campos más concretos o a ejercer labores diferentes o incluso mixtas con otros profesionales.

Hay otras maneras de ser arquitecto. Algunos ejemplos:

  • Análisis de datos. Como habrás oído, los datos son el petróleo del siglo XXI. El análisis de grandes cantidades de datos está empezando a utilizarse en arquitectura. En estos casos, un arquitecto con conocimientos para manejar datos es muy valioso.
  • Consultor, por ejemplo en espacios de trabajo. Las oficinas se humanizan, cuidan del bienestar de las personas para lograr una mayor productividad. Un arquitecto que se dedique a esto utiliza sus conocimientos, además de conceptos procedentes de la psicología y neurociencia para optimizar esos espacios.
  • Gestión. Los arquitectos estamos muy capacitados para acometer labores de gestión, desde gestión de proyectos hasta puestos directivos en las empresas. Nuestra visión global y estructurada nos ayuda, además de otras cualidades.
  • Sostenibilidad. Si quieres cuidar el medio ambiente, el equilibrio económico o social, la arquitectura es un buen lugar desde el cual hacerlo. Los arquitectos sabemos de esto, y además estamos involucrados en actuaciones que tienen impacto y suponen una verdadera diferencia.
  • Integración con la tecnología. Internet de las cosas, impresión 3D, BIM, diseño paramétrico…
  • El arquitecto sociólogo. Diseñar la ciudad o buscar nuevas tipologías arquitectónicas puede tener un gran impacto en las personas y la sociedad.

Como ves, las opciones son múltiples y de interés. Yo mismo soy arquitecto y me dedico a lo que me dedico, y me gusta mucho.

estudiar arquitectura tendencias

En resumen, argumentos en contra de estudiar arquitectura

A mi juicio, éstas son las principales razones para no estudiar arquitectura (verás que no tienen demasiado que ver con la carrera de arquitectura en sí):

  • La profesión está en horas bajas y con pocas perspectivas de recuperación. La historia de Armando puede servirte de testimonio de cómo es la vida del arquitecto.
  • Somos muchos arquitectos y ahora mismo no hay trabajo para todos, al menos si nos referimos a la profesión tradicional.
  • El 25% de los arquitectos en España ganan menos de 1.000 € al mes.
  • Es una profesión estresante, con un grado de responsabilidad enorme y muy expuesta al conflicto con las personas.
  • La competencia es feroz. Y hay poca solidaridad entre compañeros.
  • Olvídate de ser Richard Gere con coches deportivos, dinero, novias, reconocimiento, o influencer en las redes sociales… Eso sólo lo consiguen algunos y no tiene nada que ver con ser arquitecto.

Y ahora, argumentos a favor de estudiar arquitectura

Para acabar en alto, lo mejor de estudiar arquitectura:

  • La parte bonita de la profesión es… muy bonita.
  • Puedes llegar a tener impacto real en la vida de las personas y mejorarla.
  • Desde un punto de vista intelectual, es una profesión fascinante. Arte, técnica, ciencia… Puedes aprender siempre.
  • Poder crear edificios que se construyen y permanecen es fantástico.
  • La formación te da muchas competencias y habilidades muy útiles más allá de los conocimientos puramente técnicos, incluso para dedicarte a otras cosas de forma profesional.
  • Trabajarás en equipos multidisciplinares y conocerás gente interesante en ellos y entre tus clientes.
  • Los arquitectos españoles estamos muy bien considerados en el extranjero.
  • La arquitectura tiene algunas salidas más allá de la profesión tradicional.

Y bueno, lo de [email protected] [email protected] y el dinero no lo descartes. Que se puede. Conozco a personas que lo han logrado. 🙂

Aquí tienes algunos argumentos a favor y en contra de estudiar #arquitectura #educación Clic para tuitear

Tienes mucha más información, posts, recursos y herramientas para mejorar tu desempeño en la categoría DESARROLLO PERSONAL DEL ARQUITECTO.

¿Cómo se te queda el cuerpo después de leer el post? ¿Tienes ganas de estudiar arquitectura? ¿Estás en plenos estudios universitarios de la carrera de arquitectura?

Gracias por leerme. Que tengas un buen día.

¿QUIERES VIVIR DE LA ARQUITECTURA?

Suscríbete a mi newsletter y recibirás en tu email todos mis artículos, viñetas y contenido exclusivo.

También te enviaré gratuitamente la
GUÍA PARA LA ESPECIALIZACIÓN DEL ARQUITECTO

13 comentarios en “¿ESTUDIAR ARQUITECTURA HOY? TENDENCIAS QUE PUEDEN HACER QUE MEREZCA LA PENA”

  1. Buen día.

    Muy buen articulo. Meceré más divulgación este articulo para los futuros colegas que se meten en este embrollo llamado Arquitectura.

    • Hola, Yampier.

      Muchas gracias por tus palabras.

      Así es, creo que es bueno que los jóvenes conozcan cómo es realmente la profesión y con esa información tomen la decisión que crean más correcta.

      Muchas gracias por comentar.

      Un saludo.

  2. Respecto a lo de las películas, hay pocos ejemplos de mujeres arquitectas, pero haberlos, haylos: Ellen Page en Origen y Michelle Pfaiffer en Un día inolvidable («conciliación laboral» incluida). Y en pelis no, pero en anuncios, la arquitecta era el prototipo de mujer trabajadora… Monisimas con su casco que no les molesta con su moño perfecto, con autoridad ante el resto de actores (todos hombres), con un todoterreno impecable, y que llegan a casa para darle un beso a los niños antes de dormir. Conciliación y arquitectas, éramos el temazo de los anuncios de los años del boom .

    • ¡Hola, Silvia!

      Ojalá la profesión fuera así de bonita siempre. 🙂

      Es como lo de los arquitectos/Richard Gere. Es importante que antes de decidir los jóvenes sepan que nuestra vida no es así.

      Gracias por comentar.

      ¡Un saludo!

      • Que Gracioso y extraño se sintió haber leído este articulo, sentí que alguien me miraba por un agujero en la pared… hoy trabajo en una empresa y me ha salido un buen proyecto, pero la persona le he mostrado la presentación de la propuesta, me dijo que llamaría y van dos semanas, ¿que se puede hacer en ese caso?…gracias joan saludos..siempre leo tus artículos que me llegan al mail..

  3. Felicidades por el artículo. ¡Como la vida misma! No puedo decir otra cosa.
    Como arquitecta, de plan antiguo también, lo mejor que me he llevado de la carrera son las importantísimas competencias y habilidades que adquirimos, imprescindibles en el mundo laboral, y personal también. Incluso en otros campos, como bien dices. Iniciativa, saber buscarse la vida, autonomía, resiliencia, capacidad de trabajo, paciencia…
    Negativo también hay, pero cada persona es un mundo.

    ¡Y muy importante, hay muchos campos por explorar en la arquitectura!

    Gracias y felicidades de nuevo.

    • ¡Hola, Marta!

      Muchas gracias por tus palabras. 🙂

      Sí, la carrera nos forja como acero valirio, y además nos enseña algunas competencias muy importantes (aunque a veces nos planteemos si el precio merece la pena).

      Es interesante cómo está evolucionando la profesión (poco si lo comparamos con otras) y cómo va asociándose con otras disciplinas para enriquecerse. No es fácil posicionarse ahí, porque la educación del arquitecto sigue siendo la misma de hace muchos años.

      Efectivamente, es importante explorar todos esos nuevos mundos y otros que están por llegar.

      Gracias por comentar.

      ¡Un saludo!

  4. Hace pocos años decidí estudiar esta carrera tan humana. Mi emoción se perdió al ejercerla…la ilusión de crear y proyectar se desvanecieron por completo en el trabajo que me tocó ejercer…leer tu post me ha recordado porque decidí estudiar la carrera y me ha dado fuerzas para continuar. Muchas gracias por el articulo

    • ¡Hola, Daniela!

      Me alegro mucho de que el post te haya animado. La verdad es que es una profesión dura, y creo que todos nos hemos planteado alguna vez si merece la pena. Creo que sí, pero para eso nos hace falta recordarnos continuamente por qué quisimos ser arquitectos.

      Es una lástima que tenga que ser así, pero es la época que nos ha tocado vivir. Confío en que poco a poco entre todos logremos que mejore.

      Muchos ánimos y éxitos futuros. Gracias por comentar. 🙂

      ¡Un saludo!

  5. Muy cierto este artículo. Me he sentido súper identificada. Para mi, la parte más gratificante de ser autónoma es ver cómo con nuestro trabajo ayudamos a que la gente viva en una casa mejor o tenga un negocio más rentable.

    Me faltaría añadir 2 cosas en tú artículo. Un aspecto negativo es la cantidad de gente que nos ven como meros rellenadores de documentación para que puedan tener la licencia sin valorar que, gracias a nosotros, han conseguido una distribución mejor o han evitado problemas a corto y largo plazo.

    Como serie, en El embarcadero, la protagonista es una arquitecta de éxito que acaba de ganar un concurso de un rascacielos de viviendas. Poco a poco la sociedad va cambiando 🙂

    • Hola, Elena. 🙂

      Así es, en muchos casos somos percibidos como un trámite. Siempre comento que estamos desconectados de la sociedad, y en gran parte es por esto: la gente no entiende el valor que les aportamos. Es trabajo nuestro conseguirlo.

      Muchas gracias por comentar.

      ¡Un saludo!

  6. Diosss! Pues yo tengo treintaymuchos y no he encontrado la manera de huir de esta profesion. Ojala hubiera habido mas informacion (Internet estaba en panales) cuando elegi la carrera. Ahora ya me parece tarde. Sufri durante la carrera, sufri durante los anos del boom, sufri durante la larga crisis y sigo sufriendo ahora en el extranjero.

    Amigo preuniversitario, evita la arquitectura como la peste. Es ruinosa, dificil, y a nadie le importa realmente. Estudia tu segunda opcion, sea la que sea.

Deja un comentario