3 COMENTARIOS

  1. […] el artículo (0) de esta serie ArquitectoMarketero, en el cual te convencí (espero) de la necesidad de hacer […]

  2. Muy buen prólogo Joan…
    Me gusta que hayas dejado las cosas “bien claritas” antes de comenzar. Es que hay que decirlo así, no queda otra…

    La especialización asusta pero es necesaria… Creo vale la pena ahondar en este término, ver sus implicancias y posibilidades.
    Hace unos días me quede con una frase de Dave Gray de su libro “The Connected Company”: “Todo que se pueda digitalizar, se digitalizará”. Es intensa la frase, asusta también…
    Y he estado pensando hasta donde se digitalizará el trabajo de los arquitectos, ya vemos varios ejemplos de eso hoy en día… Pero, ¿hasta donde? ¿en qué ámbitos? ¿el diseño? ¿la construcción, el montaje? ¿La formación?…

    Preguntas en las que, seguro, tu también podrías aportar luces…
    Por lo pronto sigo pensando en eso. Un abrazo y felicitaciones por esa serie. Estaré al tanto.
    Igma

    1. ¡Hola, Igma!

      Efectivamente, creo que la especialización es lo que más miedo nos produce. Los arquitectos siempre hemos sido conscientes de nuestra capacidad de crear a múltiples niveles de detalle, de diseñar “desde el tirador hasta la ciudad”. Y seguramente esto es así, pero no podemos dedicarnos todo a hacer lo mismo.

      Especializarnos nos ayudará a ocupar más racionalmente los espacios que deja el mercado y, también, a crear otros nuevos, nuevas especializaciones, maneras de trabajar en la profesión que actualmente no existen o no están explotadas.

      En este proceso, lo digital tiene una importancia fundamental. Ensancha el mercado, permitiéndonos llegar a más gente alrededor del mundo, y lo hace también más profundo, porque nos permite ofrecer servicios que de otro modo no podríamos.

      El ejemplo de tu marketplace en AboutHaus es muy ilustrativo en este sentido.

      Gracias por leerme y por comentar.

      ¡Saludos!

Deja un comentario