4 COMENTARIOS

  1. Valientes arquitectos, que desafiamos a la naturaleza y le imponemos nuestras estructuras y visión de los espacios, resultamos temerosos de las nuevas tecnologías, cuando a ellas nos debemos! irónico verdad?

    1. ¡Hola, Hugo!

      Pues sí, es irónico. Afortunadamente, poco a poco va cambiando.

      ¡Un saludo!

  2. Hola Joan… ¡Qué curioso! Nunca había pensado en el colectivo de taxistas para una analogía…
    Ummm
    Siempre me das mucho que pensar…
    “El futuro es ahora”
    #SiSePuede

    Un abrazo.
    Paula

    1. ¡Claro que se puede! 🙂

      La profesión lo necesita, así que por fuerza nos tendremos que apoyar en este pilar fundamental para salir del atolladero.

      ¡Un abrazo!

Deja un comentario