6 COMENTARIOS

  1. Llevo 30 años en el Rugby. Siento como propias cada una de esas palabras que has escrito. Felicidades!!!
    Ojala mi entrenador hubiera tenido todas estas herramientas par enseñarnoslas.

    Fuimos un 10 de equipo sin saber lo que hacíamos, hubieramos sido un equipazo. !!!

    Gracias a mi entrenador por hacerme sentiresos valores, gracias a mi equipo por construirlo.

    Helena Sandín

    Helena Sandín

    1. ¡Hola, Helena!

      La gente del rugby es especial. ¡Qué envidia me das por haber formado parte de ese equipo!

      Muchas gracias por leerme y por comentar.

      ¡Un saludo!

  2. Buena definición del Rugby, y un ejemplo más de que el deporte es aparte de actividad física y salud, un generador de valores, es educación y es un excepcional vehículo de integración y cohesión social.

    Enrique Orts

    1. ¡Hola, Enrique!

      Efectivamente. Más allá de la mercantilización que lo domina, en el deporte todavía quedan algunos reductos de valores. El rugby es unos de ellos, esperemos que dure.

      ¡Gracias por comentar!

  3. Hola Joan,
    Buen articulo. Mirar otras disciplinas, y otros códigos seguro nos ayudan a comprender mejor nuestro propio trabajo. Debo de reconocer que no sabia nada sobre le rugby y sus códigos, solo ideas sueltas escuchadas por ahi y siempre con admiración a ese deporte.
    Hay algo hidalgo en el rugby, noble. Y me llamo mucho la atencion el respeto por el arbitro.
    Si hacemos el ejercicio que nos propones, ¿quien es el arbitro en nuestro trabajo? ¿Quien pone las reglas en una economía de “libre mercado?
    Una de las cuestiones que mas me entusiasma de la economía colaborativa es el doble rol de consumidor y distribuidor a la vez? Lo cual te hace estar, conocer y valorar ambas partes. Una economía bi-direccional por decirlo así…
    En fin… un comentario laxo, seguro producto del calor de esta tarde de domingo!!!

    Ah, y felicitaciones por el Home de la web, el mensaje esta clarísimo y las imagenes elocuentes. Sigue así.
    Abrazos.

    1. ¡Hola, Igma!

      Muchas gracias por tu comentario y por los ánimos, dan mucha fuerza para seguir.

      Efectivamente, el rugby es un deporte muy noble, y ello se traduce sobre todo en que cada jugador asume su responsabilidad, reconoce sus errores si los comete y nunca echa la culpa a otros compañeros o a agentes externos, como el árbitro.

      Las reglas en una economía de libre mercado las pone el mercado mismo, ¿no?, esa especie de ente imposible de definir (como cuando nos dicen “el español medio”) y, por lo tanto, culpabilizar cuando las cosas van mal. ¿Quién asume la responsabilidad en este caso?

      Uf, esto da para un debate de muchas horas, y como dices hace mucho calor. Lo seguiremos comentando.

      ¡Te agradezco tu presencia en este blog! ¡Un saludo!

Deja un comentario